Identidad sinaloense

 

Vestigios en Chametla, Guasave y Culiacán

 

En el Estado de Sinaloa las formas más antiguas de vida que corresponden al periodo teocrático se han localizado principalmente en la región de Chametla, en donde Isabel T Kelly encontró restos de cerámica que nos sorprenden par su excelencia y calidad, aun cuando no se encontraron en el mismo sitio otras manifestaciones culturales importantes como la arquitectura.

La cerámica extraída de Chametla abarca una diversidad de objetos: cuencos, cajetes, bolas de barro, sellos, silbatos, figurillas y malacates, que van desde las vasijas con diversos colores (rojo, negro y naranja) hasta las fragmentos de otras piezas mayores. Los motivos son geométricos y cubren totalmente la vasija, tanto en el exterior como en el interior.

Con base en estos objetos, los arqueólogos han deducido que durante el periodo teocrático los hombres en Sinaloa se dedicaban principalmente a la agricultura y a través del conocimiento de estas y otras características podemos determinar la distribución de las culturas prehispánicas en Sinaloa que vivieron en esa periodo de la historia.

Vivían en chozas fabricadas de palma y lodo, y estaban agrupados en aldeas que a veces eran una especie de montículos o áreas habitacionales sobre las cuales las casas quedaban a salvo de las subidas de las aguas. Estos montículos se formaron —como dice Otto Schondube— por la acumulación de desechos que fueron creciendo alrededor de las casas. Estos grupos comerciaban con otras culturas de Mesoamérica y su artesanía principal era la cerámica.

Otto Schondube señala que la pasta de la cerámica de Chametla es tosca y burda, lo que no impide que tenga un acabado exterior extraordinario que la convierte en una de las mejores de Mesoamérica.

Producto de las excavaciones arqueológicas en Sinaloa practicada por los arqueólogos Kelly y Ekholm se encontraron en Chametla, Culiacán y Guasave, cerámica de diferentes periodos, al igual que grandes malacates decorados, molcajetes, figurillas, pipas, algunos objetos de cobre, vasijas y hachas de piedra que denotan la influencia de Nayarit y del suroeste de Estados Unidos.

Por su parte, Otto Schondube observa que la mayoría de los sitios arqueológicos de Sinaloa se localizan más por la cerámica superficial que por la altura de sus montículos, que son muy bajos —miden entre un metro y metro y medio de alto. Otras veces se les localiza por cierto tipo de vegetación como la choya, que crece justamente en los sitios habitados por los antiguos grupos prehispánicos.

 

Fuente: SINALOA, tierra fértil entre la costa y la sierra, Monografía Estatal, SEP, México, 1982.

 

 

 

identidad de Sinaloa, vestigios prehispánicos

Ceramica prehispánica de Sinaloa

 

 

Share and Enjoy

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*