Salutación

December 21, 2014

 

Poesía hecha en Sinaloa

 

SALUTACIÓN

 

Por: Jesús G. Andrade

 

Padre mío: perdona si atrevido

a ti levanto mi palabra ruda

y brota de mi pecho, conmovida,

la palpitante voz que te saluda.

 

Sé que la excelsa inspiración me falta,

que es desacorde y sin matiz mi canto,

que aun del poeta la expresión más alta

palidece ante tí. . . ¡mereces tanto!

 

¿Mas no eleva la alondra matutina

al sol sus himnos, con ferviente anhelo?

¿del arroyo la onda diamantina

no copia acaso el esplendor del cielo?

¿No se retrata en el cristal del río

la casta margarita de alabastro?

¿ No aprisiona la gota de roció

toda la inmensa irradiación del astro?

¡Oh, pastor de las almas, peregrino,

ya reposas al fin a nuestro lado!

¡Cuán largo, cuán penoso fue el camino

que siguieron tu planta y tu cayado!

 

Te esperaba tu grey, y tarde a tarde,

cuando se apaga de la selva el coro

y el sol occíduo desfallece y arde

entre celajes de escarlata y oro;

 

cuando el alma profunda de las cosas

parece meditar, solemne y grave,

y doblegan sus cálices las rosas,

y torna al nido apresurada el ave;

cuando a la luz crepuscular se aduna

el dulce imperio de la sombra grata,

y boga lenta en el zafir la luna

como un esquife de bruñida plata.

 

¡Cuantas veces de pie sobre el otero

esperando tu arribo, y desde el monte

contemplamos ansiosos el sendero

que se esfuma en el pálido horizonte!

 

Y al ver que no surgía tu figura

en el confín de la extensión lejana,

exclamaba la grey con amargura:

“Hoy no vino el pastor. . . ¡vendrá mañana!”

 

Y al fin apareciste, peregrino,

y cubierto de polvo y fatigado,

al término llegaste del camino

que siguieron tu planta y tu cayado.

¡ Salve a ti, dulce bien, alma bendita

dilecta y santa, compasiva y tierna,

en cuya esencia celestial palpita

como un destello de la luz eternal

 

Otros te ofrezcan la orgullosa palma;

yo, el último cantor de tus cantores,

formo con estos versos de tu alma

un ramillete de fragantes flores.

 

Mística ofrenda, candorosa y pura,

enjoyada de perlas de roció,

con la que alfombro en mi filial ternura

las huellas de tus plantas, padre mío!

 

Tomado de: Antología Sinaloense, Higuera, Ernesto, Ediciones Culturales del Gobierno del Estado de Sinaloa, Volumen I, 1958.

 

Poesía de Sinaloa; Salutación de Jesús Andrade

Salutación, poesía del sinaloense Jesús Andrade

 

Summary
Article Name
Salutación
Author
Description
El poeta romántico de Sinaloa a través de su sensible poesía expresa sus saludos a su padre

Share and Enjoy

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*