Ídolos de México 

Gente de Sinaloa

 

PEDRO INFANTE CRUZ

 

Por. Selene Ojeda Leyva

 

Frente a la majestuosa estatua del ídolo de México, Pedro Infante Cruz, situada en la plaza central de la ciudad de Guamúchil, el compositor y cantante José Ángel Espinoza «Ferrusquilla» habló sobre aspectos desconocidos en la vida del popular artista sinaloense.

Era una tarde fresca cuyos vientos mecían las ramas de los verdes árboles que se unían al beneplácito de los guamuchilenses que escucharon atentos los comentarios sobre el hijo predilecto de esta tierra.

El visitante de honor, originario de Choix e invitado por la Universidad Autónoma de Sinaloa a ofrecer esta charla, expuso con sencillez y concisión el tema denominado «Lo que se ha dicho de Pedro lnfante». Anochecía ya cuando «Ferrusquilla», vestido de blanco e inspirado por el monumento de Pedro Infante, introdujo paulatinamente al auditorio en el interesante tema.

 

El chillido más musical

«Del puerto de Mazatlán, un niño al nacer produce el chillido más musical que puedan todos imaginarse».

Esto ocurrió el 18 de noviembre de 1917, según acta número 570, expedida en Mazatlán por el C. Juez Hermenegildo Ferreiro.

«El niño productor de tan atinado llanto fue bautizado y registrado con el nombre de Pedro Infante Cruz.

Este gran artista sinaloense que llegó a ser, nació en Mazatlán accidentalmente; su mamá, que vivía en Rosario, se equivocó de fecha y creyó que tendrían la posibilidad de ir a pasar unos días con su comadre en el domicilio que les mencioné en Mazatlán.

Pero estando ahí empezaron los retortijones, los dolores que anuncian el surgimiento de una nueva vida y nació Pedro lnfante», agregó «Ferrusquilla», en una plática en la que logró el acercamiento y la confianza con el público. Continuó: «No fue posible viajar a El Rosario de inmediato porque en esa época existían las famosas cuarentenas y tenían las parturientas que permanecer 40 días sin movimientos bruscos, de manera que ella estuvo ahí ese tiempo».

 

Los 41

Estando en México ya como famoso cantante, Pedro Infante con el sentido del humor que lo caracterizaba decía que esto de haber estado su mamá con él 40 días le daba una gran felicidad porque cuando le platicaron esta circunstancia, comentaba que tenía miedo que en lugar de 40 hubieran sido 41.

El sabía que algunos años antes de su nacimiento, un sobrino del presidente Porfirio Díaz se desaparecía de la Casa Presidencial y no sabían a donde iba, entonces nombraron una comisión de gendarmes que lo fueran a buscar y lo encontraron en una casa de la colonia Roma y estaba con un grupo de 40 y con él se acabalaban 41, vestidos de mujer, con la boca pintada y con bailes especiales de la época.

Entonces Pedro Infante dijo, «hombre, si en lugar de 40 días mi mamá me hubiera tenido 41, a lo mejor hubiera salido con malas mañas».

Con la misma familiaridad, José Ángel Espinoza añadió que terminada la cuarentena de la madre del artista, regresaron a El Rosario donde Pedro estudió por lo menos hasta tercer grado de primaria después de los parvulitos de aquella época.

 

Música y carpintería

Cuando el actor y cantante de fama internacional tenía como 10 o 12 años, su familia viajó a la ciudad de Guamúchil donde aprendió, entre otras cosas, música y carpintería.

Pedro Infante fue un buen carpintero y muy buen músico, se nota en sus interpretaciones musicales; el ritmo, la entrada de una canción es algo muy difícil y para él no representaba ningún problema.

Jorge Negrete, al contrario, no tenía seguridad de iniciar las frases musicales, tenía el director que marcarle las entradas; esta labor era del maestro Manuel Esperón que también fue director de Pedro Infante, pero con él tenía menos trabajo porque la musicalidad de Pedro era excepcional».

«Yo siento que el beneficio, el prestigio que Guamúchil, que Sinaloa, que en ge¬neral México completo, pero Guamúchil en particular, ha recibido de la vida profesional de Pedro, un reflejo de admiración, yo siento que se le deben homenajes más profundos, particularmente aquí».

 

Guamúchil de Infante

Precisamente por esta razón, comenta «Ferrusquilla», en una ocasión se dirigió por escrito al gobernador Francisco Labastida Ochoa para solicitarle que esta ciudad se llamara Guamúchil de Infante.

«Y él me contestó que había turnado mi sugerencia al Cabildo para que lo resolviera pero creo que no se ha resuelto favorablemente; ojalá algún día Guamúchil se llame así».

En este ambiente de tranquilidad, abrigado por los albores del mes de octubre, la ciudad que ama a Pedro Infante Cruz se vio coronada de satisfacción por escuchar los relevantes y desconocidos aspectos de la vida del desaparecido cantante.

 

Guía extraordinaria

Dice José Ángel que Pedro Infante y la señora María Luisa León de Infante, de origen chino, tuvieron una relación y luego se casaron. «Y se encontró Pedro en esa mujer, una guía extraordinaria para su carrera profesional, tenía un gran sentido de la administración María Luisa.

Esta dama lo llevó a México y lo colocó en una estación de radio conocida como XEB de «El Buen Tono».

Ahí figuraban como compañeros de Pedro Infante artistas como Margarita Romero, David Lama, Ernesto Riestra, Rafael Hernández, Antonio Escobar y las orquestas de grandes directores.

Fueron vecinos de Pedro Infante, en la calle de Rébsamen, artistas como Joaquín Pardave, Sara García, Pedro Galindo y recientemente los cuatro hermanos Silva.

Cerca de la residencia del artista sinaloense de gran renombre, había un templo que fue construido gracias a la colaboración de Pedro, quien organizaba maratones y cantaba para destinar una parte de los recursos a la edificación de esa iglesia.

«También colaboró mucho para que se construyeran todas las rocas de hierro de la Basílica de Guadalupe».

 

Desayunos sinaloenses

En este mismo domicilio situado en la calle de Rébsamen, el artista celebraba los do tres o cuatro personas.

«Yo tuve la suerte de ser invitado casi siempre, igual que el señor general Gabriel Leyva Velázquez, que fue gobernador de Sinaloa».

Entre comentario y comentario, el expo¬sitor intercalaba chispas de buen humor que arrancaron las sonrisas de los numerosos asistentes; de este modo logró que la charla fuera amena.

Posteriormente dijo: «yo relaciono a Pedro Infante con Ismael Rodríguez como una casualidad muy afortunada para ambos, porque se complementaron; Ismael Rodríguez dirigió las películas más importantes en la vida de Pedro, sobre todo «Nosotros los pobres y Ustedes los ricos».

 

Pedro y Lola

«Pedro Infante y Lola Beltrán, que tenían que haber nacido en El Rosario, se sentían paisanos y les tocó en México ingresar a la misma compañía grabadora de discos que se llamaba Peerless».

Ambos artistas fueron dirigidos por un alemán que apenas hablaba español «pero yo creo que más que dirigirlos ellos traían ya su capacidad para cantar canciones con toda propiedad; tuve la suerte de que Pedro me grabara una canción, la primera o la segunda que yo escribiera y Lola me grabara no recuerdo si la primera o la segunda; canciones sin mérito pero que ellos por paisanaje hacia mí que me iniciaba como compositor, decidieron grabarlas».

Lola cantó «La pena mía» y Pedro «A los amigos que tengo».

 

Tomado de; 18 Encuentros con la historia, revista cultural Presagio, 2000.

 

Ídolos de México; Pedro Infante

Pedro Infante Cruz, gente de Sinaloa, ídolo de México

 

Summary
Name
Pedro Infante
Nickname
(Ídolo de México)
Job Title
Actor, cantante
Company
XEB, XEBL, Discos Peerless
Address
Mazatlán,Sinaloa, México

Share and Enjoy

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*