Música de provincia

March 28, 2015

 

Cultura de Sinaloa, México

 

MÚSICA DE PROVINCIA

 

Por. Juan Tamayo Astorga

 

Quién podría olvidar una canción mexicana nacida en el ambiente romántico de provincia? Los recuerdos tristes, las alegrías furtivas, todas estas causas, de nuestro amor a la tierra natal reviven y lloran con las lágrimas más puras de nuestro recuerdo.

¿Quién al oír las notas dulcísimas de “Club Verde” de Campodónico no se estremece de felicidad y transporta su espíritu a épocas añoradas, al recuerdo de una mujer amada, a nuestra primera serenata? Me parece ver a mis viejos amigos, sentados todos en torno a una mesa chica y apartada, del “Casino de Culiacán”, de aquel viejo Casino cuyas paredes guardan celosas mil y un cuentos coloridos de lagartijos y damas.

Todavía cuando se visita el recinto de lo que fué ese viejo casino, me parece oír el eco alegre, bullanguero y muy lejano, de las notas de los valses de moda: “Alejandra”", “Morir Soñando”, etc., bellísimos himnos de nuestra inspiración que nacieron de nuestra inspiración, que nacieron de la nobleza de espíritu, al suave pasar de los días en el calor provincial. Sonora, Durango y Sinaloa, fueron pródigos en hombres de exquisita inspiración. “Club Verde”, “Recuerdo” y “Alejandra”, reviven el pasado glorioso y nos hacen sentir la verdadera patria, la cuna de nuestros días pasados, como en una comunión intima.

¡Cómo ama uno el terruño cuando en una reunión de paisanos se oye cantar “El Quelite”, “El Corrido de Cananea”, “Rosita Álvarez” y otras que escapan a nuestra memoria de momento! En un éxtasis profundo de goce de recuerdos, embriagados en ellos, levantamos nuestras copas y se brinda por aquella patria chica, lejana e inolvidable, por la amada que nos espera allá con la música de sus besos, con la risa acariciante de la tierra primera.

Las melodías siguen brotando de los pechos ardorosos de los inspirados, y nosotros, lejos de nuestra cuna, en la Capital de nuestro México, seguimos atentos el paso de la provincia, gozamos con sus alegrías y lloramos con sus congojas. Y así, de aquí y de allá, en nuestras rancherías, brota espontáneo el corrido, sentido y sincero: “El Corrido de Martín Elenes”, y cuantos otros apasionados, trágicos, que hablan de los hombres del lugar y de sus hazañas.

¡Cuántas melodías más nos hacen sentir nostalgia de aquella tierra querida, y cuántas nos hacen pensar que la vida se puede disfrutar toda en plenitud en unos cuantos momentos de bellas notas! ¡Qué fuera de nuestros pobres espíritus aprisionados por las penas terrenales sin una clara e íntima música como aquella que recordamos ahora, si ella no viniese a levantarnos él ánimo y a hacernos olvidar las penas de ayer y de hoy!

 

Las penas se vuelven risa

y se anima una ilusión

cuando la música es brisa

y es luz el corazón

 

Recordar, recordar y conmover, traer a nuestra mente las cosas bellas, ese es el destino de nuestra música… y recordemos una canción:

 

Un viejo amor, ni se olvida ni se deja,

un viejo amor, de nuestra alma si se aleja,

pero nunca dice adiós, un viejo amor.

 

La gente de nuestro pueblo ama por excelencia la música, la música suya como una clara muestra de la alegría del alma. Amamos la música y lloramos con ella, porque lleva nuestra historia, guarda nuestras penas en la forma más bella, musical es la tierra en que nacimos, musical es la herencia que pasamos… y musical es la tierra en que morimos vibrando los aires con las notas tristes que mañana serán las más alegres. Todos tenemos una clara melodía en nuestro propio ser, y llevamos a nuestros labios la nota alegre o triste de nuestro ánimo, y así nuestros buenos amigos sabrán tocar nuestra música al recordar una melodía que fue la nuestra “Honor y Gloria”, “Morir Soñando”, “Alejandra”.

 

Mañana me voy, mañana

mañana me voy de aquí

y el consuelo que me queda

que se han de acordar de mí.

 

Siguen los recuerdos llegando a nuestra mente con las notas del ayer, y cerramos la charla de maravilla para los paisanos, apurando nuestra taza de café, que fué testigo de la alegría despertada por las notas lejanas.

—Buenas noches, amigos. Salud tiernas melodías de provincia; que la posteridad sepa juzgarnos como lo hemos hecho nosotros.

“La cultura restablece el equilibrio, pone al hombre en su lugar entre sus iguales y sus superiores, reanima en él el sentimiento exquisito de la simpatía y le advierte, a tiempo, del peligro de la soledad y de los impulsos antipáticos”. EMERSON.

 

Tomado de: Presagio, Revista de Sinaloa; número 93, páginas 37-38.

 

música sinaloense

La música de provincia

 

 

 

Summary
Article Name
Música de provincia
Author
Description
Recuerdos de la música regional y escuchada de la provincia de Sinaloa, país México: Banda sinaloense -Tambora-orquesta.

Share and Enjoy

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*