Mapas de Sinaloa

Ruta de Nuño Beltrán de Guzmán

En la época de la Colonia, al fundarse la primera Audiencia de la Nueva España, Nuño de Guzmán fue designado presidente de la misma, y tan pronto como llegó a la ciudad de México se mostró enemigo de Hernán Cortés, de fray Juan de Zumárraga, así como de los conquistadores adictos a don Hernando, y como éste se encontraba en las Hibueras, Guzmán aprovechó para iniciar una serie de persecuciones y abusos contra los soldados del conquistador del imperio mexica, entre los que el más prominente era Pedro de Alvarado.

Después vino su choque contra los frailes franciscanos, que empezaron a criticarlo desde los púlpitos por la vida de crápula que llevaba junto con sus compañeros de la Audiencia, por lo que en reciprocidad los acusó de malas costumbres. El señor Zumárraga envió sus quejas al rey, pero Nuño ordeno interceptar su correspondencia; mas al final el obispo logró hacer llegar sus acusaciones ante el monarca, y esto, más el hecho de que Cortés regresaba de España investido por el cargo de capitán general, hicieron que el presidente de la Audiencia se sintiera perdido, y para desvirtuar cualquier intento en su contra organizó una expedición que tendría como objetivos la conquista de la Tierra de las Amazonas y de las legendarias Siete Ciudades.

El 21 de diciembre de 1529 salió de la ciudad de México al frente de 300 soldados españoles y unos 7 mil aliados indígenas, los que cometiendo toda clase de desmanes a su paso, llegaron al reino de Michoacán. En Tzintzuntzan el Calzonzí recibió a Nuño con toda clase de agasajos, pero esto no satisfizo al cruel castellano, que ordenó se diera tormento al monarca para que entregara el oro y la plata, y después lo condenó a muerte. En Cuitzeo, la hueste se enfrentó por primera vez a los naturales, y habiendo salido victoriosa prosiguió su marcha a través de la región de Guanajuato, para luego internarse en la de Jalisco. En Tonalá tuvieron otra batalla en la que por muy poco se libraron de la derrota, escapando Nuño de ser muerto, y ya en el territorio nayarita se enfrentaron a los totorames, quedando dueños de la victoria y del señorio de Centispac. En el poblado de Aztatlán los sorprendió una tremenda inundación que estuvo a punto de terminar con la expedición, ya que aparte del peligro en que los puso, se desarrollaron enfermedades que diezmaron a la tropa, cebándose especialmente entre los indios, aliados, pero el capitán general se enfrentó a la adversidad con la energía que le era característica, reprimiendo los brotes de indisciplina, y tras reponerse penetró en las tierras sinaloenses, apoderándose del señorío de Chametla.

El ejército siguió rumbo al norte, y en la confluencia de los ríos Humaya y Tamazula derrotó a los indígenas en la batalla de Culiacán, conquistando el señorio de ese nombre. Nuño mandó explotar el valle de Culiacán hasta el mar, y envió 3 expediciones a reconocer la tierra y a buscar el camino hacia el septentrión: una que llegó hasta la región de Santiago de los Caballeros, en Badiraguato; otra encabezada por Lope de Samaniego, que penetró hasta la zona de Petatlán, y la tercera, al mando de Gonzalo López, que cruzó la Sierra Madre por Topia, alcanzando hasta la región del Nazas, de donde regreso a Culiacán.

 

Fuente: Historia General de Sonora, volumen II, De la Conquista al Estado Libre y Soberano de Sonora, Gobierno del Estado de Sonora, Hermosillo 1985.

Fuente: Nuño Beltrán de Guzmán, por Antonio Nakayama; Presagio, Revista de Sinaloa; numero 1, página 14-17.

 

Mapa de la ruta de Nuño de Guzmán

Mapa de la ruta seguida en Sinaloa por el conquistador Nuño de Guzmán

Share and Enjoy

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*