Historia de Sinaloa. México

 

 

LOS PRIMEROS IMPRESOS HECHOS EN SINALOA

 

Por: Manuel Ferreiro y Ferreiro

 

Vamos a tratar de asomarnos a las primeras “impresiones hechas en imprenta” en Sinaloa, cuyo acontecimiento forma parte muy importante de nuestra historia escrita ya en letras de molde.

El acucioso historiador sinaloense licenciado José G. Heredia, señala la aparición de la primera imprenta que se echó a andar en el Estado, el día 31 de diciembre de 1852.

 

La prueba de este singular e histórico suceso parece irrefutable. Está contenida en una circular impresa por el Gobierno de Occidente sobre sus derechos hacendarios.

Esta circular fué firmada por el Gobernador del Estado, don Nicolás María Gaxiola, y fue fechada en la Villa de El Fuerte, capital en ese entonces del Gobierno de Occidente, que integraban Sonora y Sinaloa.

Y el documento que se cita en su parte final dice así: “Tesorería General en El Fuerte el 4 de marzo de 1826″.

 

Existe otro escrito que da fe y constancia de lo anterior. Es un informe que rindió la Tesorería General del Estado de Occidente, encabezado así:

 

“Estado general que manifiesta los productos que han rendido las rentas de este Estado y los gastos que ha debido cubrir desde el 1 o. de enero de 1824 hasta el 31 de diciembre de 1825″.

 

PARTIDA PARA LA IMPRENTA

 

Y luego venía la especificación de las partidas. En el renglón de ingresos señalaba la cantidad de $ 127.007 seis reales y cero centavos y como egresos $ 158.813 tres reales once centavos para el año de 1825.

 

Correspondía, en estos últimos, una partida de $ 1,661. siete reales con cuatro centavos destinados para los gastos de imprenta.

Este dato oficial -dice el licenciado José G. Heredia— “me autoriza para establecer como probable que en el año de 1824 —a cuyo final comprende el presupuesto, ó seguramente en el 25– que abarca en su totalidad, se llevo a Sinaloa la primera imprenta”.

 

FUIMOS DE LOS PRIMEROS

Luego continúa el investigador explicando: “Y si aceptamos que fue en el año de 1824, resultaría que tuvimos ese invento 288 años después que la ciudad de México; 31 después que Guadalajara la capital de la Nueva Galicia; 10 años después que Durango, que lo fue de la Nueva Vizcaya y 10 años antes que Monterrey, en la Alta California”.

Por consiguiente, es muy probable que la imprenta en Sinaloa fue traída y puesta a funcionar a fines de 1824, ya que existe una partida -consignada en el añejo informe de la Tesorería del Gobierno del Estado de Occidente- que a la letra dice: “Sueldos de la Imprenta del Gobierno con el viático de los impresores”.

No hay duda, pues, de que en la ciudad de El Fuerte, Sinaloa, fue donde, ante el asombro y curiosidad de sus habitantes, empezó a funcionar esta imprenta.

 

LA TRAIAN DE AQUI PARA ALLA

 

Los vaivenes políticos de aquella época hicieron que la imprenta viajara al mismo tiempo que la sede del gobierno. Así fue como se transladó al mineral de Cosalá el 28 de agosto de 1826 y a Concepción de Álamos a fines del año de 1828.

Una máquina de éstas no como quiera puede desplazársele. ¿Como le harían en ese tiempo y en qué la transportarían de un lado para otro?… No fue nada fácil viajar con ella para Cosalá y para Álamos.

Esta es otra proeza digna de consignarse y tema para seguir bordando en torno a esta heróica pionera y señora de la letra impresa sinaloense.

 

YA SE LLORABA POR LA FALTA DE BILLETES.

Hoy criticamos que a los gobiernos, sean federal, estatal o municipal, no les alcanzan los dineros del presupuesto para realizar obras o cubrir sus compromisos. Pero siempre ha sido así. Y si no veamos lo que sigue:

En un impreso fechado en El Fuerte en 1826 —dice el licenciado Heredia que fue el primero— consigna lo siguiente:

“Memoria que presenta el Honorable Congreso Constituyente del Estado de Occidente, su Tesorero General, por conducto del Supremo Gobierno, manifestando la desfavorable situación de sus rentas”.

Ya, por lo que se ve, había lamentos por la carencia de numerario. Y entonces no había tantos gastos como hoy, principalmente en el ramo de la trabajadora cumplida burocracia.

 

¿Cuántos empleados contendría la nómina estatal y cuánto ganarían?…

Pero eran pesos fuertes, de esos que no se doblaban ni se rajaban y se hablaban de tú con la moneda gringa. Tenían presencia, categoría y pedigrí. Eran resplandecientes y hermosos. ¡El peso si pesaba y valía!

¡Que tiempos aquellos!

 

QUE SERIA DE LA IMPRENTA?

Afirma también don José que en 1826 se editó el “Arancel para los Abogados que ejercen su Profesión en el Estado de Occidente”. Se imprimió en Cosalá el 5 de diciembre de 1826.

Por lo visto, traían cortos a los licenciados de esos tiempos. No los dejaba el gobierno ni a sol ni sombra. O pagaban o no ejercían. ¿Serian tantos como hoy -qué tantos podían ser— que ameritara editar una clausula presupuestal de tal naturaleza?…

Por otra parte, el maestro Heredia cree, aunque no está muy seguro, que a don Francisco de Iriarte, que fue diputado provisional y después Jefe Político de la Provincia de Sinaloa, se le debe el mérito de haber introducido a nuestro Estado esta biografiada y viajera imprenta.

¿Que sería de ella?… ¿A dónde iría a parar esta reliquia histórica?… No lo sabemos, pero el caso es que apasiona e interesa su presencia y actuación en el ayer de los acontecimientos sinaloenses.

 

Si ya fue fundida en el crisol del horno de la civilización, no importa, porque permanecerá viva, presente, en la palabra impresa que nos dejó como legado de su paso por la historia de Sinaloa.

 

Tomado de: Presagio, Revista de Sinaloa; número 1, páginas 18-19.

 

La primer imprenta en Sinaloa

Los primeros impresos hechos en Sinaloa, México

 

Summary
Article Name
Los primeros impresos hechos en Sinaloa
Author
Description
Historia de la primera imprenta y sus publicaciones en el estado de Sinaloa, México

Share and Enjoy

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*