Historia de Sinaloa México

 

LA FUNDACIÓN DE LOS MOCHIS MEDIANTE LEY DEL CONGRESO DEL ESTADO

 

Por: Adrian García Cortés

 

Había sido tema de discusión la fecha correcta de la fundación de la ciudad de Los Mochis (“los de al lado”), no tanto por definir los orígenes circunstanciales, sino por tener una base documental que a la usanza antigua, diera testimonio fehaciente de este hecho. Quizás nunca hubo discrepancia en cuanto al año que mereciera considerarse como fecha del nacimiento formal; pero siempre tuvo la duda de que ésta se relacionara con la primera zafra del ingenio azucarero o con el nombramiento de las primeras autoridades para el naciente poblado que junto con las construcciones fabriles se alojó en el ya conocido predio de Los Mochis.

En viejos planos de la región incluso en los elaborados por Albert K. Owen y sus colaboradores los ingenieros Fitch y Tays en el último tercio del siglo pasado, aparece ya el nombre de Los Mochis dándole título al predio que rodeaba al cerro de la Memoria. Los colonos norteamericanos que acompañaron a Owen en su aventura, intentaron cambiar la toponimia haciendo predominar voces de raíz inglesa, razón por la cual al decretarse la ley que dio existencia jurídica al naciente poblado, se impuso así el nombre castellanizado con que ya era conocido por los habitantes aborígenes de la región.

En reciente investigación en los archivos del Congreso del estado, con la valiosa ayuda del licenciado Manuel García Félix, director de difusión y promoción de la Secretaría del Desarrollo Económico del gobierno del estado, tuve la fortuna de hallar el documento jurídico que no solamente aclara cualquier duda sobre la fundación sino que le da a ésta el carácter formal que con tanto anhelo se buscaba.

Cabe señalar que, cuando se decidió la celebración del cincuentenario de la fundación en 1953, se siguió la tradición oral de que la fecha debía ser el 4 de julio, correspondiendo, como se dijo antes, a la primera zafra cañera o a la asignación de autoridades; pero ni entonces, ni después, los organizadores de la celebración se preocuparon por constatar cualquiera de las dos circunstancias, en razón de lo cual en los aniversarios subsecuentes se continuó la tradición sin variar la primera determinación.

El hallazgo reciente nos ubica en el justo término cronológico y nos da el registro oficial del nacimiento con un breve razonamiento sobre las causas que impulsaron este registro. No yerra, sin embargo, la fecha seleccionada para darle fijeza a la celebración, pues ésta, según la investigación del ingeniero Filiberto Leandro Quintero, corresponde al nombramiento de la primera autoridad, es decir, del primer alcalde que, en la nomenclatura política de la época, correspondería ahora al cargo de síndico.

El documento en cuestión fue emitido en las ciudades de Mazatlán y Culiacán por los poderes Ejecutivo y Legislativo durante el mes de abril de 1903, hasta dejarlo configurado formalmente mediante votación de la Legislatura local en el mismo mes con vigencia a partir de 1° de junio.

Fue así como, en el puerto de Mazatlán, hallándose allí de paso el general Francisco Cañedo, gobernador del estado, se inició la Ley de Fundación de Los Mochis, en la cual se incluyó, también, con igual carácter, a Topolobampo.

Dice así la Iniciativa enviada por el Ejecutivo al Congreso del estado:

República Mexicana. Congreso Constitucional del Estado Libre y Soberano de Sinaloa. A los CC. Diputados Secretarios del H. Congreso del Estado. Culiacán.

El aumento de población que día a día van adquiriendo las Celadurías del puerto de Topolobampo y de Los Mochis, Distrito del Fuerte, debido al desarrollo de varios negocios e industrias que se hallan establecidas y que probablemente seguirán estableciéndose con motivo de la construcción del Ferrocarril, exige en aquellos lugares la presencia de autoridades de mayor categoría, que atiendan allí mismo a los asuntos administrativos y judiciales que a cada paso se presentan, sin necesidad de ocurrir a lugares lejanos en demanda de justicia lo cual trae siempre para los particulares y para las mismas autoridades molestias y dificultades innumerables.

En tal virtud, tengo la honra de someter a la ilustrada deliberación de esa H. Cámara el siguiente proyecto de Ley: Articulo 1°. Con la Celaduría de Topolobampo, que la forman las rancherías Oguira, Santa María, Las Copas, Casa Colorada y Asinagua, perteneciente a la Directoría de Ahome, Distrito del Fuerte, se erige una Alcaldía, cuya cabecera será Topolobampo. Articulo 2°. Con las celadurías del punto conocido por el Plat, y que en lo sucesivo se denominará “Los Mochis“, y la del Carrizo que están formadas respectivamente por las Rancherías Baturi, Bachoco, Las Vacas, Los Batequis, Bateve y Rincón del Tigre, El Carricito y Ajoro, pertenecientes a la misma Directoría y Distrito se erige una Alcaldía con el nombre de “Los Mochis” y cuya cabecera será el citado punto “Los Mochis”.

Articulo 3°. Esta Ley comenzara a regir el 1° de junio próximo. Transitorio. El Ejecutivo cuidara de que oportunamente sean nombradas por quien corresponda las autoridades que deban funcionar en las Alcaldías, a que se refiere la presente ley. Mazatlán, abril 8 de 1903. (Firmas) Francisco Cañedo (gobernador) y Eriberto Zazueta (secretario).

Como se advierte en el artículo 2°, hay allí una referencia al “punto conocido por el Plat” para darle situación a la alcaldía de Los Mochis. Este punto Plat, a la fecha del decreto ley, todavía recordaba la existencia de los colonos de Owen en la región.

Cuando se concluyó el canal de Los Tastes y se instalaron en El Público los colonos, ya la división había hecho presa de los seguidores de Owen. Los del grupo que profesaba la explotación de la tierra con criterio colectivista, habían seleccionado la porción, diríase, aguas arriba del canal, es decir, más cerca del río y del control de las avenidas; los que buscaban una explotación individualista, con títulos de propiedad particularizados, fueron acomodados agua abajo del canal, aquéllos fueron los llamados “santos”; éstos, los “pateadores” o quizás, “los agitadores”, para decirlo en el léxico político contemporáneo. Estas diferencias de criterio en el usufructo de la tierra dieron nombre, sobre todo, a los predios de los de “aguas abajo”, pues al dividirse los predios en lotes, que en inglés equivale a “plat” se dio en llamarse al grupo y al lugar de sus tierras con el nombre de “plat”, y así se le conocía, por lo menos entre los colonos norteamericanos. En razón de ello, la ley de Cañedo hizo énfasis para que, al dársele categoría de alcaldía al naciente poblado y nombrársele autoridades, se le llamara con el nombre popular con que ya era conocido.

Sabido es que, al entrar en disputa los colonos por la distribución del agua y la posesión del canal poco a poco los del “plat” fueron ganando la batalla, hasta que apareció don Benjamín Francis Johnston y redujo los intereses de éstos a un frente común con el que emprendió el desarrollo industrial calero. Pero estos del “plat” y el señor Johnston, aposentados en el viejo predio de Los Mochis, independientemente de los procedimientos que hayan se guido, fueron, indudablemente, los que dieron origen al poblado que hoy es la moderna ciudad agroindustrial de Los Mochis.

Volviendo al expediente hallado en el archivo del Congreso cinco días después de enviada la iniciativa de ley, el Congreso del estado la dio por recibida.

Al Ejecutivo del Estado. Culiacán.

La Cámara, en sesión de hoy, declaró con lugar a votar el siguiente proyecto de Ley: Articulo 1° Con la Celaduría. . . etcétera.

Tenemos la honra de comunicarlo a Ud. para que se sirva hacer uso de sus atribuciones constitucionales. Culiacán, a abril 13 de 1903. (Firmas) Francisco M. Gastélum y José Ramos, diputados secretarios.

El 14 de abril siguiente, la comisión de gobernación remitió al Ejecutivo, para sus observaciones, el dictamen correspondiente:

XXI Legislatura. Comisión Primera de Gobernación. Al Ejecutivo para observaciones (firma) Ramos.

Señor: El Ejecutivo del Estado en oficio de fecha 8 del actual inició ante V. H. la formación de dos Alcaldías en el Distrito del Fuerte, teniendo por cabecera una en el Puerto de Topolobampo y la otra la Celaduría de Los Mochis; en razón de que, debido al desarrollo de varios negocios e industrias que en él se hallan establecidos y que seguirán estableciéndose con motivo de la construcción del Ferrocarril, exige en aquellos lugares la presencia de autoridades de mayor categoría que atiendan allí mismo los asuntos administrativos y judiciales que se presenten, sin necesidad de ocurrir a lugares lejanos.

La Comisión es de parecer que se acepte la iniciativa del Ejecutivo, y en esa virtud suplica a la Cámara que con dispensa de trámites se sirva aprobar el siguiente Proyecto de Ley: Articulo 1°. Con la Celaduría de. . . ote.

Sala de Comisiones del H. Congreso. Culiacán, abril 14 de 1903. Ignacio M. Gastélum.

La respuesta del Ejecutivo retornó 14 días después en los siguientes términos:

A los secretarios de la H. Legislatura del Estado, Presente. No tiene este Ejecutivo observaciones que hacer al proyecto de Ley de esa H. Cámara que erige dos Alcaldías en el Distrito del Fuerte cuyas cabeceras serán los pueblos de Topolobampo y Los Mochis, respectivamente. Lo que tengo la honra de decirlo a Uds. en respuesta de su atenta nota, fecha 13 del actual. Culiacán, abril 28 de 1903. (Firmas) Francisco Cañedo (gobernador), Eriberto Zazueta (secretario). Al calce, con anotación posterior fechada el 30 de abril, una nota del secretario del Congreso, José Ramos, diciendo: Para votarse.

Otras tres notas aparecen en el mismo legajo siguiendo el curso de la expedición de la Ley. La primera, firmada por el gobernador y el secretario, dando acuse de recibo.

A los secretarios de la H. Legislatura. Presente. Para su sanción y promulgación recibió este Gobierno con la atenta nota de Uds. de ayer, la Ley Núm. 46 votada por esa H. Legislatura en sesión del expresado día. Renuevo a Uds. mi consideración distinguida.

Culiacán, abril 30 de 1903. Francisco Cañedo. Eriberto Zazueta.

La segunda nota formula el texto del decreto para su publicación en el periódico oficial:

Congreso del Estado. Ley Núm. 46. El pueblo del Estado de Sinaloa, representado por su XXI Congreso Constitucional, decreta: Artículo 1°. Con la Celaduría. . . Dada en el Palacio del Poder Legislativo del Estado en Culiacán a abril 30 de 1903. Agustín Haas, diputado presidente; Ignacio M. Gastélum y José Ramos, diputados secretarios.

La última nota remite al Ejecutivo la susodicha Ley para su promulgación:

Secretaria del Congreso del Estado. Al Ejecutivo del Estado Presente.- Para su sanción y promulgación tenemos la honra de acompañar a Ud. la Ley Núm. 46 votada por esta Legislatura en sesión de hoy. Culiacán, a abril 30 de 1903. Ignacio M. Gastélum, José Ramos diputados secretarios.

 

Lo anterior no excluye que la fecha escogida para la celebración del 75 Aniversario de la fundación, o sea el 4 de julio, se deba celebrar; pues ésta corresponde al nombramiento del primer alcalde. Pero si corrige y precisa, para posteriores celebraciones y, sobre todo, para dejar documentada la fecha oficial por reconocer como día y año de la fundación.

 

 

Tomado del libro; SINALOA textos de su historia, Ortega, Sergio; López Mañón, Edgardo (compiladores), Gobierno del Estado de Sinaloa, Instituto de Investigaciones Dr. José María Luis Mora, México, D.F., 1987.

 

 

La fundación de Los Mochis

Ciudad de Los Mochis Sinaloa México

 

Summary
Article Name
Los Mochis historia de su fundación
Author
Description
La historia de la joven y progresiva ciudad sinaloense, desde su fundación

Share and Enjoy

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*