Historia de Sinaloa México

 

LA VILLA DE SAN FELIPE Y SANTIAGO DE SINALOA

 

Hasta 1734 las provincias del noroeste mexicano (Chametla y Copala, Sinaloa, Ostimuri y Sonora) formaban parte del reino de Nueva Vizcaya, con excepción de Culiacán que dependía de la Nueva Galicia. En ese año, las cinco provincias se unieron para erigirse en gobierno separado que se llamó provincia de San Felipe y Santiago de Sinaloa. La capital de este gobierno fue la villa del mismo nombre.

Los gobernadores no siempre residieron en esta villa y se cambiaban temporalmente a Pitiquí o a otro presidio norteño donde había soldados, a fin de dirigir con más facilidad la guerra continua contra los indios que seguían defendiendo sus territorios.

Además del gobernador, en la villa residía un religioso de la Compañía de Jesús, que era el rector de las misiones que estaban en los alrededores. El vecindario, formado por españoles y muchos mulatos, contaba también con un cura vicario y un juez eclesiástico.

En tres lugares principales de las otras dos provincias sinaloenses gobernaba un alcalde mayor: en la villa de Culiacán de la provincia de Culiacán, en el real de minas del Rosario y en la villa de San Sebastián de la provincia de Chametla y Copala.

Hacia mediados del siglo XVIII, los lugares más importantes estaban poblados por españoles, mestizos y mulatos, a excepción de las dos misiones, la de San Ignacio que tenía 1,100 indígenas y la de Sivirijoa en donde su población era completamente indígena.

En las provincias también se encontraban puertos que ofrecían gran utilidad. Sin contar al de Mazatlán y al de Navito que tenían mucha pesca, estaban los de Tamazula y Ahome, donde se realizaban los embarcos y desembarcos del tráfico con las Californias.

La provincia de San Felipe y Santiago de Sinaloa aunque no pertenecía al reino de la Nueva Galicia, dependía de la audiencia de Guadalajara para los asuntos judiciales. Lo mismo sucedía en cuestiones eclesiásticas, pues continuaba en la jurisdicción del obispado de Durango. Y por último, en los asuntos de guerra y hacienda, el gobernador, nombrado por el rey, debía someterse al virrey.

 

El gobierno de la provincia de San Felipe y Santiago de Sinaloa duró desde 1734 hasta 1776, fechasen que se formaron las provincias internas de Occidente, entre las cuales quedaron comprendidas Sonora y Sinaloa.

Las provincias internas de Occidente (Sinaloa, Sonora, las Californias, Nueva Vizcaya y Nuevo México) junto con las provincias internas de Oriente (Coahuila con Parras y Saltillo, Texas, Nuevo León y Nuevo Santander o Tamaulipas) fueron regidas por una comandancia general que fue creada con el objeto de dar un gobierno efectivo a la región norte de la Nueva España, ya que estaba demasiado alejada de la ciudad de México, capital del virreinato, expuesta a las incursiones de los indígenas, y en peligro de caer en poder de rusos e ingleses por el occidente, y de los franceses por el oriente.

A su comandante general se le concedieron amplias facultades en lo político y militar, que equivalían a las de un nuevo virrey.

 

 

Tomado del libro: SINALOA, tierra fértil entre la costa y la sierra, Monografía Estatal, SEP, México, 1982.

 

 

San Felipe

San Felipe apóstol

 

 

 

Santiago apóstol

Santiago apóstol

 

Summary
Article Name
Villa de San Felipe y Santiago de Sinaloa
Author
Description
La histórica villa sinaloense fundada por el español Don Pedro de Montoya en 1583.

Share and Enjoy

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*