Historia de Sinaloa México

 

 

La Reforma y la intervención francesa

 

Después de la Independencia de México, nuestro país vivió una época de desorden en su gobierno; se enfrentaron dos grupos: los conservadores y los liberales.

El grupo conservador luchaba por mantener sus privilegios; quería que nada cambiara y hubiera un gobierno que mantuviera el mismo estado de cosas.

El grupo liberal, del que formaban parte Benito Juárez, Juan Álvarez y Sebastián Lerdo de Tejada, quería y defendía las libertades de las personas y la República.

Pensaban que la República Federal era la forma de gobierno que México necesitaba, pero con algunas reformas como la separación de la Iglesia y el Estado; es decir, que el gobierno no interviniera en asuntos de la Iglesia, que la Iglesia se mantuviera fuera de los asuntos del gobierno y la gente tuviera la religión que quisiera. Todo esto se presentó en una nueva Constitución: la Constitución de1857.

Sin embargo, el ejército, la Iglesia y hombres como Manuel Doblado, Félix Zuloaga y Miramón, miembros del partido conservador, querían que el país fuera imperio y se opusieron a dicha Constitución. Esto dio origen a una guerra que duró tres años, conocida como Guerra de Reforma.

El gobierno liberal, encabezado por Benito Juárez, alcanzó el triunfo.

Cuando Benito Juárez era Presidente de México, nuestro país le debía a España, Francia e Inglaterra y no podía pagarles.

Benito Juárez ordenó que se suspendieran temporalmente los pagos. Francia no aceptó lo que México le ofrecía, por lo que en 1862, Napoleón III, emperador de Francia, ordenó la invasión de México.

Los franceses, apoyados por algunos mexicanos que deseaban que fuéramos parte del imperio francés, ofrecieron la corona del imperio mexicano al archiduque Maximiliano de Habsburgo.

En 1864, cuando los franceses invadieron Sinaloa, lo hicieron por Mazatlán y Altata.

Mazatlán fue bombardeado por el barco francés “D’assas” y, ante la fuerza del ataque, los jefes del ejército mexicano, que defendían el puerto, se reunieron en el pueblo de El Quelite para estudiar la forma de atacar a los franceses. Sin embargo, Mazatlán cayó en poder de ellos, y las autoridades del puerto reconocieron como emperador a Maximiliano de Habsburgo.

Otro hecho importante, durante la intervención francesa en Sinaloa, ocurrió el 22 de diciembre de 1864, en San Pedro, una pequeña población cercana a Culiacán, donde tuvo lugar una lucha entre franceses y mexicanos, conocida como “La Batalla de San Pedro“.

Los franceses habían llegado a territorio sinaloense por el puerto de Altata, en un barco de guerra llamado “Lucifer”, al mando del comandante Gazielle.

El ejército sinaloense era dirigido por Antonio Rosales, Jorge Granados y Francisco Tolentino, entre otros, tras una dura pelea, lograron derrotar al ejército francés.

En honor a Antonio Rosales, la ciudad de Culiacán ahora se llama: Culiacán Rosales.

Después de repetidas batallas de las tropas sinaloenses, al mando de los generales Ramón Corona y Domingo Rubí contra las legiones invasoras, los franceses decidieron abandonar el estado en noviembre de 1866. Con este hecho termino la guerra de intervención francesa en Sinaloa.

En esa época sobresalió también, la figura de Agustina Ramírez quien entrego a sus doce hijos para luchar por la patria.

 

Tomado de: Sinaloa, Historia y Geografía, Tercer Grado, Secretaría de Educación Pública, 1994.

 

 

Benito Juárez, La Reforma

Benito Juárez, la Reforma e Intervención francesa en Sinaloa

Summary
Article Name
La Reforma y la intervensión francesa en Sinaloa
Author
Description
La complicada época de la invesión francesa en México y sus efectos en el estado de Sinaloa

Share and Enjoy

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*