La población cahíta

August 3, 2012

Identidad sinaloense

 

La población cahíta

 

 

Por: Daniel Gámez Enríquez

Cuando los conquistadores españoles llegaron a esta región, se encontraron con muchas poblaciones indígenas; el área territorial de los cahitas comprendía del Golfo de California a las estibaciones de la Sierra Madre Occidental y por el norte y sur, se limitaba por los ríos Yaqui y Evora, respectivamente.

La región que exploró don Francisco de Ibarra era la más poblada (por indígenas cahitas), incluyendo la de Ocoroni. Dichas poblaciones todavía no pierden su lengua ni sus costumbres: a pesar de los trescientos años de la invasión española y de la religión evangelista, continúan con sus viejos ritos religiosos, nomas un poco matizados o mezclados con la religión católica, teniendo oportunidad de practicarlos en Semana Santa o Semana Mayor, el día de la Santa Cruz y el día de muertos o fieles difuntos.

 

Se distribuían demográficamente entre los cuatro ríos: Evora, Petatlan, Zuaque y Mayo, pero se mantenían desvinculados unos de otros; cada comunidad o grupo vivía libremente, formaba su grupo o comarca, de cuya parcialidad dependía el nombre particular con que eran llamados por los historiadores de la época colonial; por ejemplo, región río Mocorito: los mocoritos, los orabatos y bacapas; región río Sinaloa: los tamazulas, los nures, los guasaves, los sisimicarias, los níos, los baburías, los opochis, los cubiris, los chicoratos y sus vecindados: ohuera, bacubirito, chicuri y los bamoas en el pueblo de su nombre, aunque éstos no eran cahitas, sino pimas que llegaron al río Sinaloa con Alvar Nuño Cabeza de Vaca. En ambas márgenes del arroyo de Ocoroni se encontraron con los ocoronis, los yecoratos, los cacalotanes, los cahuametos, los sunupas y los bacayopas. En la región de El Fuerte: los ahomes, los bacoregüis, los tucaris y los comoporis; los zuaques en sus pueblos de Mochicahui, Charay y Cigüini; los tehuecos, cuyos vecindarios eran tehuecos, macoris y sivirijoas, los sinaloas en sus cuatro principales poblados: Cinaloa, Toro, Baca y Baimena; los tzoes o zoes diseminados por la comarca de Choix y los huitis o huites. En la región del río Mayo, moraban los etchojoas, los masiacas, los navojoas, los tesios, los camoas, los conicarias, los macoyagüis y los tepagüis. A la región del río Yaqui pertenecían las comunidades de Huviris, Ráhum, Potan, Vican, Torim, Bacum y Cócorit, los siete pueblos primitivos de la tribu yaqui.

 

La geografía de las lenguas y carta etnográfica de don Manuel Orozco y Berra, (1800-1864) ha sido la obra más consultada en la catalogación de las lenguas y las tribus de México, en la clasificación que dan a conocer Othón de Mendizábal y Wilberto Jiménez Moreno. La población indígena del país se distribuye en 83 lenguas precortesianas y de acuerdo con la clasificación, los cahitas o sea los yaquis, los mayos y sus hermanos de la parte norte de Sinaloa, pertenecen a la familia yuto-azteca, grupo pimano y subgrupo opata, cahita, tarahumara.

 

La lengua cahita

Como no ha sido desmentida la afirmación de que la lengua cahita tiene nexos dialectales con el náhuatl, debemos considerar como viable la idea de que una población civilizada, como era la de los nahoas, pudo ejercer su influencia a través de sus contactos sobre las tribus o grupos de la región.

Según el testimonio de los padres misioneros que evangelizaron la provincia de Sinaloa, desde el río Mocorito hasta el río Yaqui había una gran cantidad de dialectos indígenas. Había también una lengua principal que es la cahita. Refiere que, por ejemplo, los huites, así como los zoes y los baimenas, usaban sus propias lenguas; dizque el había de los ahomes, los bacoregüis, los batucaris y hasta los guasaves, originalmente era el bacoregüi: que los ocoronis tenían su dialecto exclusivo, que los bamoas conservaban su idioma pima y que los ohueras, los cahuametos y los chicoratos poseían lenguas diferentes. De los tehuecos y los zuaques no se cree otra cosa sino que eran de la lengua cahita.

En la carta Anual de 1593 se dice que en el río Sebastián del Evora había tres lenguas; seis en el río Petatlán; una con sus dialectos en el río Mayo, una con dialecto en el río Sinaloa, antiguo nombre del río Fuerte, y otra más en el río Yaqui. Se asienta en un informe antiguo que en la provincia de Sinaloa se hablaba el mexicano desde el río Mocorito hasta el rio Fuerte. Con el transcurso de los años toda esa gama de dialectos fue desapareciendo, hasta que predominó y se hizo universal el uso de la lengua cahita en toda la provincia desde el Petatlán hasta el Yaqui.

 

Tomado del libro; Mis Tres Sinaloas; Gámez Enríquez, Daniel, COBAES, Culiacán, Sinaloa, 1995.

 

 

 

cahita

cahita

 

 

Summary
Article Name
La población cahita
Author
Description
Aspectos socio linguísticos de los indígenas de origen cahita del estado de Sinaloa, México

Share and Enjoy

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*