La pampa angosturense

April 20, 2015

Recursos naturales de Sinaloa, México

 

LA PAMPA ANGOSTURENSE

 

Por: Juan Macedo López

 

 

Llanadas de Angostura, por donde corren los potros del viento, bebiendo en las fontanas del río del garbanzo y el estallido lila de las bugambilias, para apagar la sed de la mañana desgajada por las manos de sus treinta horizontes; llanuras en donde el hombre se detiene para mirar su propio milagro, con el que se alimenta todos los días en la mesa sin manteles del esfuerzo.

Angostura es la pampa sinaloense. Es el llano ancho como los sueños envangelizadores del primer hombre blanco que presintió la grandeza de la tierra que se daba, limpia y tierna, a su cuidado. Allí está ella abrazada de árboles abuelos, con su plaza gris magnificada por las ceibas y sus casas aureoladas por el morado resplandor de las azalias.

Mire que este lugar es como una huerta hendiendo el caserío: la guayaba con su aroma dulcemente agresivo; el cuajilote, que robó al plátano su disfraz verde; el papayo, obeso y amarillo como la barriga de un hidrópico.

 

ANCHURA

Algún taciturno bautizó a este llano con el nombre irrisorio de Angostura. Ríase conmigo el poeta: si aquí hasta el aire es ancho como el llano. Por la brecha abierta de sus campos, el garbanzo formó una cascada cuyo trueno se expande todavía por las Españas y resuena ya como conseja errante en los labios de la gente.

Anchura de su río y sus arroyos. Anchura en la inmensidad de los ojos de sus mujeres, hermanas del maíz y del sol. Aquí está el hombre sinaloense victo¬rioso. Entro conquistador en la desbordada naturaleza y la hizo sierva fiel. Domeña a la tierra, pero la tierra lo retiene para siempre. Es el conquistador reducido por su propia conquista.

Atrás queda el bosque en agraz o si usted quiere, el sub-bosque, símbolo de la derrota o la huída del hombre, pero enfrente tenemos la tierra revertida, plasmada y hecha carne y flor en las manos tiernamente violentas del hombre.

 

CAMINAR

A las espaldas queda Alhuey, con su nombre lleno de gratas resonancias indígenas, réplica de Angostura, pero en donde los hombres suelen hacer sangrar su voz desgarrada por la angustia; dos caminos hacen triángulo a la llanada: uno lleva a los canales y al mar y el otro se pierde en la pampa reverdecida. Díceme el corazón que por el último hallaremos sociego y amistades.

Mire usted qué nombres deslumbrados para engarzarlos en romance: El Porvenir y La Esperanza. Ahora vienen los vocablos desprendidos de la fabla rumorosa de los mayos: La Choya, Tobery. .. ¿Pero no sabe que en Tobery dio su primer hondo y clamoroso vagido el soñoliento José Luis García Montoya, que ahora anda por la ciudad del Humaya mozo estudiante y enamoradizo, balbuceando el periodismo?

Qué lejos está Chumpilihuiste, pero qué cercanos se avizoran El Llano y Nacozari. Eche un vistazo postrero, poeta: atrás hemos dejado una llanura, un hombre victorioso y una naturaleza que se da y retiene como una madre pródiga.

 

Tomado de: Presagio, Revista de Sinaloa; número 29, páginas 24-25.

 

Pampa en Sinaloa-Angostura

La Pampa Angosturense recurso de la tierra sinaloense

 

Summary
Article Name
La Pampa Angosturense
Author
Description
La rica historia del suelo sinaloense y sus pueblos. La Pampa Angosturense

Share and Enjoy

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Previous Post
«