Cuentos, leyendas, relatos y narraciones de Sinaloa

 

LA “NOVIA” DE HERACLIO BERNAL

 

 

 

De: Pablo A. Lizárraga Arámburu

 

Esta narración es para los viejos o para aquellos que sin serlo tanto se habrán deleitado alguna vez con canciones rancheras como La Manuelita:

 

Andando tienda por tienda

en una tarde encontré

A Manuelita de quince años

y de ella me enamoré.

 

El plazo que ella me puso

para podernos casar

que contara las estrellas

y enladrillara la mar.

 

Qué pensaría Manuelita

que yo le habría de rogar

al cabo soy solterito

y amores me han de sobrar.

 

Las costumbres han variado y vivimos en otros tiempos, las emociones sencillas e inocentes de los amores y pasiones juveniles en los ranchos de antaño son diferentes y desconocidas por las actuales muchachadas de las ciudades.

En aquellos años un buen mozo con su caballo brioso y bien comido, su arreglada silla de montar, ropa dominguera y espuelas con sonido argentino, era lo máximo a que podía aspirar una pobre muchacha campirana. Lo aquí narrado amable lector, oído por mí a la protagonista, le sucedió al sanignacense Heraclio Bernal en un minúsculo ranchito de Mazatlán.

Desde que abrí los ojos en el rancho de La Mora Escarbada conocí a la Pancha Sandoval. Anciana, alta, flaca, enjuta, algo doblada por la edad, sin dientes y muy blanca, demasiado blanca, posiblemente por su aspecto, representaría mas años. Aunque algunos viejos había en el rancho, no sé por qué a los niños nos parecía ser la más vieja, si veíamos entre el monte un metate abandonado y ahuecado por mucho uso, decíamos que había pertenecido a la Pancha Sandoval. Alma bella y dulce corazón de la Pancha, ha tiempo dejó este mundo para irse con Dios, en donde está, no puedo concebirla en otra parte.

Hace cien años y como más arriba digo del mozo a caballo, en tratándose dé Heraclio Bernal y con la fama que lo adornaba, para las muchachas del campo era como alcanzar una estrella.

La Zábila es un rancho situado sobre la margen derecha del río El Quelite. Por la misma margen, un poco abajo está el ranchito de Los Naranjos en donde nació la Pancha.

Ahí mismo cuando la Pancha tenía unos bien proporcionados y abundantes catorce años, con su marmórea piel de la más fina herencia de España, en una de tantas ocasiones en que bajaba al río por agua se le quebró el jumate antes de llenar la olla. Ya se alejaba del río con la olla puesta en el yahual sobre su cabeza cuando repentinamente en esos momentos cruzaba el río con sus huestes el flamante Rayo de Sinaloa, entonces de poco menos de treinta años de edad, quien más admirado que sediento le pregunta: ¿Me das agua?

Ella lo reconoce al punto contestándole:

¡Se me rompió el jumate señor!

¡Dame de beber en tus manos mi hijita!

La pancha juntó sus manitas y las metió repetidamente en el río para darle de beber al picarón de Heraclio quien parecía nunca iba a apagar la sed y entre sorbo y sorbo le echaba miraditas a la Pancha conturbando su candorosa pureza.

¡Gracias mi hijita, Dios te lo pague!

Dijo finalmente el guerrillero alejándose rápidamente con su gente. La Pancha regocijada tuvo tema para muchos días con sus amiguitas contándoles cada vez de manera diferente la tal “hazaña” de haber noviado nada menos que con el Rayo. ¡Pobrecilla!, cuántas ilusiones, se habría imaginado que algún día el galán regresaría por ella, al menos fue feliz con sus pensamientos.

Ya anciana presumía y sus ojos tan llenos de bondad se iluminaban de alegría al recordar que en su juventud había sido novia de Heraclio Bernal.

El Rayo de Sinaloa se fue contento por haber calmado la sed en manos tan virginales, además el agua le gustaría, el río de El Quelite nace en el cerro de La Silla, en el cual también nace el arroyo de Tacuitapa (afluente del Piaztla) que le diera de beber a Heraclio Bernal cuando nació en el ranchito de San Martin del Chaco el 28 de junio de 1855.

 

 

Tomado del libro: Narraciones del Piaztla, Lizárraga Arámburu, Pablo A., 3ª reimpresión, Editorial UAS, Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales, Universidad Autónoma de Sinaloa, Culiacán, Sinaloa, 2009.

 

 

cuentos de Sinaloa; La Novia de Heraclio Bernal

Heraclio Bernal y su “novia”

 

Summary
Article Name
Cuento: La novia de Heraclio Bernal
Author
Description
Relato del municipio sinaloense de San Ignacio (país México) con el tema del supuesto noviasgo del bandido sinaloense Heraclio Bernal.

Share and Enjoy

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*