Cultura del estado de Sinaloa, México

 

LA MUJER SINALOENSE EN LA POESÍA

 

Por: Dora Josefina Ayala Castro

 

Sinaloa poco a poco se ha despojado del ropaje de ignorancia con que pretendían vestirla personas que no conocen a fondo el historial hermoso de esta tierra abierta a la esperanza. Sinaloa ha sido culta y grande espiritualmente, aunque los múltiples partos de su tierra la han hecho caminar velozmente por la línea demográfica y acrecentar su problemática en relación a su desarrollo. En todo crecimiento inesperado se tienen que presentar desajustes. Esto sucedió con la cultura sinaloense. Afortunadamente se vislumbra un panorama muy halagüeño por el trabajo esforzado, concienzudo y ejemplar que está realizando la Dirección de Investigación y Fomento de Cultura Regional. Dentro de algunos años, si el trabajo continua, tendremos un pueblo conocedor de todas las manifestaciones culturales.

A pesar de las limitaciones que, como aceptamos al principio, se tienen en nuestro Estado, debemos señalar que la mujer, no ha estado alejada de las tareas del espíritu, ni ha dejado de manifestar en todas las épocas su interés por las actividades del intelecto.

Dentro de las manifestaciones culturales se ubica, en lugar preponderante, la literatura y en ella a la poesía.

Las fuentes bibliográficas nos obligan a situarnos en la época contemporánea y así podemos mencionar a un punado de mujeres que han trabajado la emoticón para hacerla belleza y esta ha salido de su pluma convertida en versos.

Mencionare a algunas escritoras, aclarando que tal vez la figura que más se ha adentrado en el corazón sinaloense sea la de Alba de Acosta, mujer, dolor y soledad abierta a los cuatro puntos cardinales que supo canalizar su enorme tristeza y producir belleza. A Alba la consideramos como un prototipo de la mujer dulce llena de agobios de amor y conocedora de la expresión sencilla, sin rebuscamientos pero con pleno dominio del ritmo.

Volver,

aposentarse allí como una sombra enamorada de su sitio.

Volver

y con las propias manos secar para siempre estas amargas lágrimas.

Norma Carrasco se dibuja en la poesía, poco conocemos de su obra que estimamos breve. Ella escribe así:

Los frutos, maduraran polvo. Y comeremos polvo. Por todos los sentidos oleremos polvo, beberemos el polvo, tocaremos, el polvo. .. y todo será polvo.

 

Margarita Ramírez y Chayo Uriarte escribieron de acuerdo con su época tanto en el fondo como en la forma. Su poesía esta publicada en la Antología Sina¬loense editada por el Gral. Gabriel Leyva Velázquez, el militar, el maestro que puso la simiente de cultura para el pueblo y cuyo ejemplo, desgraciadamente, no fue seguido por quienes le sucedieron.

En la actualidad la poesía está representada en Sinaloa por: Nor¬ma Bazua quien desde el Distrito Federal participa en concursos; en el Rosario vive y escribe Dona Gertrudis Escobar; en Mocorito surge Olaya Tracy de Velázquez; en El Dorado, Irma Valencia de Garmendia, en Culiacán trabaja y sueña Rosa Ma. Peraza, recientemente ganadora de los Juegos Florales de Salvador Alvarado con su trabajo “Diseminado Corazón”, que se inicia así:

Corazón! Corazón!

mal herido

por las imágenes

del hambre,

del olvido,

del dolor

y del odio sin sentido.

Corazón!

Agrietado, adolorido ante el hombre por el hombre encarnecido.

La periodista Carmen Aida Guerra Miguel ha publicado en la prensa algo de la obra de Rosa

María.

Cecilia Pablos de Canale surgió a la poesía con su obra ORFEO, poema mítico, representado en el Teatro del IMSS bajo la dirección del cuentista, poeta y dramaturgo Oscar Liera, destacado sinaloense.

Actualmente Cecilia trabaja en una pieza dramática intitulada El Largo Camino Hacia el Alba.

Estas mujeres son las que se atreven a decir: “Escribo” y participan abiertamente en la vida intelectual del Estado, pero conozco, se de muchas otras que guardan sus poemas en las libretas que han encerrado celosamente en un mueble de su casa. Mencionare entre ellas, con el debido respeto por lastimar su modestia, a Doña Inés Arredondo de Camelo, mujer sensible que vive en la poesía, que dio el ser a Inés Arredondo, cuentista reconocida nacionalmente y que es abuela del joven y prometedor poeta Francisco Segovia, ya no sinaloense.

Así como Doña Inés, estoy segura, ha de haber a lo largo y lo ancho de esta prolífica tierra, mi¬les de mujeres que no se manifiestan porque tal vez no se haya vencido aún el prejuicio del sexo y no se decidan a expresarse con la misma libertad que lo hacen los hombres.

Confiemos en que la participación femenina en nuestra cultura ha de ser en los años venideros amplia, profunda, trascendental e imperecedera.

 

Tomado de: Presagio, Revista de Sinaloa; número 24, páginas 36-37.

 

Poesía sinaloense

La mujer de Sinaloa, méxico en la poesía

 

Summary
Article Name
La mujer sinaloense en la poesía
Author
Description
Artículo de las mujeres sinaloenses que destacaron en la poesía en el estado de Sinaloa del siglo XX.

Share and Enjoy

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Next Post
»