La Feria; poemas sinaloenses

October 31, 2014

Poesía sinaloense

 

LA FERIA

 

Por: Enrique Pérez Arce

 

Entre las fervorosas oraciones

y los cánticos de la romería,

resuena locamente la alegría

de la feria, llena de evocaciones

de amor, de fe, de patria y de poesía.

 

Poesía cuya placidez restaña

la fatiga moral, como agua pura

que brinda al caminante su frescura

en el remanso azul de la montaña.

 

Sonrisas del ayer puestas de acuerdo

con los llantos de hoy, con la fragancia

de las rosas marchitas de la infancia

que perfuman las arcas del recuerdo.

 

 

En medio del ardor de esta verbena

que junta lo gentil con lo sagrado

se oye apostar el “gallo colorado”

en la clásica arena,

y gritar al muchacho afortunado

en la lotería que ha jugado:

¡Aquí es buena!…; ¡Aquí es buena!

 

Euforia popular hay en la plaza

donde estalla hecho luz el coheterío

del Castillo, mientras la danza pasa

a la iglesia, luciendo el atavió

de colores, de la autóctona raza.

 

Frente a la Rueda audaz de la Fortuna,

tiros al blanco, monstruos inauditos,

y volantines con los caballitos,

que nos dan la impresión de un Parque Luna

que aviva su atracción con estos gritos:

¡Paletas Heladas!… ¡El queso de tuna!…

¡Pastelitos, niña!… ¡Pastelitos!…

 

Más todo el gentío

busca, ansiosamente,

el vernáculo y típico ambiente

de los cantos de amor del Bajío

y los sones de tierra caliente;

encontrando luego, en la carpa de enfrente

lindo par de morenas bizarras

que aceptando pronto las invitaciones

vivaces, se ponen en jarras,

y a unos charros piden, salerosamente,

que les acompañen rancheras canciones

con las cuerdas tónicas de sus dos guitarras

y las voces roncas de sus guitarrones.

 

Y el más joven, apuesto y donoso,

comienza una trova. La trova

es un dúo rural, amoroso

y picante, cuyo malicioso

sentido, al público arroba.

 

Así empieza el galán su cantar:

- Un beso te quiero dar,

pero la verdad no sé

cómo lo voy a empezar,

ni cuando lo acabaré!…

 

Ante este cálido grito

del mozo que la corteja,

ella, con tono contrito,

responde con esta queja:

Le tengo miedo al mosquito

que anda zumbando en mi oreja!

¡No le temo al piquetido.

sino a la roncha que deja!

 

Tomado de; Presagio, Revista de Sinaloa; número 62, páginas 6-8.

 

poemario sinaloense; La Feria

La Feria; poemas de la tierra sinaloense

 

Summary
Article Name
La feria
Author
Description
Un poema sinaloense referente a la tradición en la celebración de "ferias" en México

Share and Enjoy

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*