Historia de Sinaloa México

 

LA CULTURA AZTATLÁN

 

La mayoría de los objetos localizados en Chametla, Culiacán y Guasave provienen de la cultura Aztatlán, que se caracteriza sobre todo por unas vasijas muy bien elaboradas y de varios colores.

La cultura Aztatlan se manifiesta en forma más amplia y rica en Guasave, en donde el arqueólogo Ekholm hizo otro tipo de hallazgos: aproximadamente 166 entierros completos y 22 que estaban deteriorados. Entre el los, había algunos en posición horizontal, otros se encontraban dentro de grandes tinajas y otros atados y formados por huesos envueltos con una manta para formar el bulto del muerto. Estos últimos entierros carecen de ofrendas y los de ollas las tienen en poca cantidad —una o dos vasijas y ornamentos de concha y cobre. Los entierros horizontales son los que tienen más ofrendas y las vasijas generalmente rodean el cuerpo. Cabe añadir que entre los objetos que acompañaban a los muertos se han localizado vasijas, vasos, calabazos, pipas, malacates, silbatos, sellos, máscaras, hachas, espejos, cascabeles, aretes, anillos y brazaletes.

Según Otto Schondube, en Guasave se encuentra una de las mejores cerámicas mesoamericanas, destacándose por su variada decoración. Acerca de las pipas, el mismo autor observa que “algunas de ellas sólo fueron usadas como ofrendas, mientras que otras conservan residuos de tabaco”. Sobre las máscaras de Guasave hechas con cerámica advierte que dos representan pericos y la tercera una cara humana. Schondube agrega además que la cultura Aztatlan es en sí una cultura costera y su influencia se manifiesta en el estado de Nayarit (Amapa, Peñitas) y llega por el sur hasta sitios costeños de Jalisco como Tomatlán y Chametla. En efecto, esa cultura se extendió por varios sitios de Sinaloa, principalmente en Chametla, Culiacán, Guasave y Mocorito, en donde había tierras húmedas y adecuadas para la agricultura. Los hombres cultivaban maíz, frijol, calabaza, chile, guayaba y algodón; además cazaban, pescaban y recogían frutos y se destacaban en la fabricación de cerámica.

Los grupos pertenecientes a esa cultura vivían en aldeas que construían a lo largo de los ríos. Tal vez esos grupos grabaron en las rocas de los cerros los petroglifos que se han descubierto en varios lugares de Sinaloa. Son contados los especialistas que han escrito sobre los petroglifos, entre ellos, Manuel Bonilla, quien en 1942 publicó De Aztatlán a México, donde presenta un inventario de los petroglifos localizados en territorio sinaloense y hace un llamado para que se conserven, pues son fuentes muy importantes para conocer la historia de los pueblos prehispánicos.

Hasta la fecha se han descubierto numerosos petroglifos, entre los que sobresalen los del Tecomate, cerca de Culiacán, los del cerro del Tlacuilole, en el río Tamazula, también cerca de Culiacán, y los de las márgenes del río Elota, todos ellos con diseños de huellas de pies humanos y animales, figures humanas, líneas ondulantes, espirales, círculos y otros símbolos.

Más tarde, los grupos de Aztatlán se mezclaron con los cahitas, los mayos, los guasaves, y los acaxees, que eran los pobladores de Sinaloa a la llegada de los españoles.

 

 

Tomado del libro: SINALOA, tierra fértil entre la costa y la sierra, Monografía Estatal, SEP, México, 1982.

 

 

La cultura Aztatlán en Sinaloa

La Cultura Aztatlán en Sinaloa México

 

Summary
Article Name
La cultura aztatlán
Author
Description
Visión oficial de la cultura antigua con presencia en el hoy estado de Sinaloa.

Share and Enjoy

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*