La Batalla de Topolobampo

December 27, 2013

Mapas y planos históricos de Sinaloa México

 

LA BATALLA DE TOPOLOBAMPO

 

Por: Manuel Bonifant

 

Las fuerzas del traidor Victoriano Huerta, asesino de don Francisco I. Madero y de José María Pino Suárez, atacaron el puerto de Topolobampo, siendo defendido por el general Ramón F. Iturbe, que derrotó a las huestes huertistas en el puerto ahomense.

La victoria de Iturbe en Topolobampo sobre Victoriano Huerta tiene especial significación, porque no es un hecho aislado sin importancia sino un hecho de armas que Huerta preparo muy detenidamente, sabiendo que entraría por aquel puerto don Venustiano Carranza a su paso por Sinaloa y para el chacal Huerta era importante apoderarse de Sinaloa que se consideraba cuartel de Carranza. Pero Iturbe se encargó de hacer fracasar sus sueños de gloria, derrotándolo vergonzosamente en Topolobampo.

Las fuerzas constitucionalistas al mando del gobernador de Sinaloa, general Felipe Riveros, se establecieron en San Blas, adonde llegó al poco tiempo el general Iturbe, que siendo militar de alto rango, se pensó que quería ser el jefe único del ejercito en Sinaloa, relegando al gobernador Riveros. Pero don Ramón Iturbe al dialogar con Riveros, le indicó que no le reconociera ningún grado militar, que le pedía únicamente que en cuanto se presentara una columna del ejército federal, lo enviara a combatirla con los elementos que dispusiera aunque estuvieran desorganizados.

Se presentó la oportunidad a los pocos días de esta plática, cuando desembarcaron más de 550 hombres al mando del coronel Luis Valdivieso, que llegaron en el barco de guerra “Tampico”.

El gobernador Felipe Riveros, comisionó al general Iturbe, para que atacara a Topolobampo combatiendo a Valdivieso, entregándole una columna de quinientos hombres, entre ellos el coronel Macario Gaxiola, quienes partieron a la batalla. El contingente era menor en número a las huestes huertistas y, en cuanto a armamento, no se puede pensar que estaban bien pertrechados, pero eso sí, poseían un espíritu combativo que los convertía en un peligroso enemigo.

La columna de Iturbe abordó el tren Kansas City, que los llevaría de Los Mochis a Topolobampo, pero tuvieron que terminar la caminata a pie, pues los huertistas minaron la vía. Las gentes civiles de Topolobampo estaban saliendo del puerto, rumbo a Los Mochis. Al llegar a los cerros que circundan el puerto, los encontraron ocupados por el enemigo, el único cerro no ocupado y de escasa vigilancia era el llamado Bachomobampo, y que ahora recibe el nombre de cerro de Iturbe. Ocuparon dicho cerro el 27 de agosto de 1913, quedando al alcance de los disparos de las armas de los federales ocupantes de los otros cerros.

Los soldados de Iturbe accionaron una ametralladora de tripié, que duró pocos momentos, un cañón de mecha, de seguridad dudosa, que disparó hacia el cañonero, pero las balas no llegaron al enemigo. La lucha duró tres días y tres noches.

El día 29 de agosto tuvieron la noticia de que el cuartel de San Blas había sido asaltado por las fuerzas federales que comandaba el general Rodríguez. Ante esa noticia, no les quedaba otra que lanzarse a la lucha con más bríos y el 30 de ese mes, invadieron el puerto.

Su primer objetivo fueron los cerros, y en el primer ataque, resultaron heridos don Blas Borboa y el coronel Macario Gaxiola, pero no se detuvieron por ellos, sino que siguieron adelante haciendo prisioneros a ochenta huertistas.

Iturbe ordenó al teniente Alonso Leyzaola, que los fusilara, pues tenía conocimiento de las fechorías que hacían los huertistas en el sur. Leyzaola no quiso fusilarlos, teniendo que hacerlo el mismo general Iturbe, quien al ordenar fuego, los ochenta prisioneros por una intuición gritaron ¡viva Madero!, ante ese gesto, Iturbe los dejó en libertad y los llevó consigo en la retaguardia.

Las fuerzas de Iturbe siguieron avanzando mientras los huertistas retrocedían hacia el centro del puerto, hasta que el tercer día al anochecer se entabló un cruento combate quedando dueños del puerto los carrancistas sinaloenses.

Los federales que se habían apoderado del cuartel de San Blas, se dirigieron a Topolobampo, dizque con el objeto de reforzar a los huertistas, pero en realidad lo que hicieron fue abordar el Cañonero “Tampico” el día 1° de septiembre, emprendiendo la huída.

Así fue como las fuerzas carrancistas de sinaloenses se cubrieron de gloria en la toma del puerto de Topolobampo al mando de Iturbe, que se considera uno de los más limpios soldados de la Revolución Mexicana.

 

Tomado de: Presagio, Revista de Sinaloa; número 15, página 44-45.

 

Batalla de Topolobampo

Plano de la Batalla de Topolobampo durante la Revolución Mexicana

 

Share and Enjoy

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Previous Post
«