Personajes de Sinaloa

 

José Limón

Fue considerado el mejor bailarín del mundo

 

Por  Alicia Montaño Villalobos

Un bailarín que tiene reconocimiento internacional como artista, llevó la danza por todo el mundo, descubrió la danza dentro de él cuando vio bailar a Harold Kreutzberg, miembro de la Escuela de Danza Moderna Alemana, y su desarrollo lo obtuvo en la escuela norteamericana al lado de Doris Humphrey y Charles Weidman, escuela a la que él le aportó algo diferente debido a su temperamento mexicano. En 1928 llegó a Nueva York después de abandonar a su familia y estudios en California. Tenía la intención de dedicarse a la pintura. José Limón fue el mayor de los hijos de don Arcadio Limón que era músico, y de doña Francisca Traslaviña. El nació en Culiacán, Sinaloa el día 12 de enero de 1908, y fue bautizado en la catedral de esta ciudad con el nombre de José Arcadio.

En 1928 la familia emigró por necesidades de trabajo hacia Estados Unidos. José demostró desde muy pequeño aptitudes musicales: tocaba el órgano enseñado por su padre.

En Nueva York trabajó en múltiples cosas para ganarse la vida: modelaba para sus compañeros estudiantes de pintura. Era elevadorista; pero un día, al asistir a una función de danza, tomó la decisión de ser bailarín.

Inmediatamente se inscribió en el estudio de Humphrey Weidman, situado en la calle 10 ya que era la única escuela que recibía varones. Ahí conoció a Pauline Lawrence, la pianista, con quien un tiempo después contrajo matrimonio.

En Estados Unidos recibió los premios más importantes otorgados a bailarines, así como doctorados honorarios de diferentes universidades. El fue creador de 74 obras para ballet de las cuales, por lo menos 20, se incluyen en el repertorio de grandes compañías en el mundo.

José Limón desarrollo una técnica que quedó como herencia para las futuras generaciones de bailarines; heredó al mundo una gran colección de coreografías de danza moderna. Pero el recuerdo que más perdura fue su poderosa presencia como bailarín. Su dominio de espacios y espectadores, su fuerza varonil.

Este sinaloense famoso en el mundo, tuvo pocas oportunidades de darle a su patria lo mucho que él tenía, pues desde muy joven él y su familia decidieron vivir allende las fronteras. Fue Miguel Covarrubias en 1951, siendo éste Jefe del Departamento de Danza del INBA, quien lo invitó a la ciudad de México. Ahí José Limón tuvo la oportunidad de incursionar en Temas mexicanos y creó Los cuatro Soles, Redes, Tonantzintla y Antígona utilizando grupos de bailarines mexicanos.

José Limón murió en 1972 después de una vida llena de fama y satisfacciones. El Gobierno del Estado de Sinaloa a través de Difocur y el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes organizan cada año, en su honor, el Festival de Danza José Limón, donde se entrega el Premio Nacional de la Danza que lleva su nombre. Apenas este año (1996), se impuso su nombre a una calzada de Culiacán que conduce a la salida norte de dicho municipio que un día lo vio nacer, según consta en la fe de bautismo.

De José Limón Elsie Cota dice:

Yo no bailé con él; pero lo conocí perfectamente. !Y cuánto lo admiro! A mí me parece que la figura de José Limón es muy humana, muy varonil. Que sus movimientos son de macho, para utilizar el término tan conocido y no decir que eran movimientos de un hombre. Por lo general y, por desgracia, las grandes figuras del baile dentro de la danza no lucen en su cuerpo, la potencialidad de su sexo. Son musculaturas muy fuertes con movimientos afeminados. Como que choca. José Limón no era así. Sus movimientos eran de hombre, sus sentimientos eran de hombre también. Nunca afeminados. El bailaba dentro y fuera de la escena como hombre y se veía como hombre. Era humano, sensible. Y él acabó con la creencia de que la danza es para homosexuales. Acabó con esa afirmación tonta de que la danza afemina al hombre. En José Limón se veía toda la fuerza, los sentimientos propios.

Para mí, José Limón ha sido único. Por eso en Europa fue considerado el mejor bailarín del mundo. Y no es porque haya sido dueño de una gran técnica, sino porque había una maravillosa armonía en sus movimientos. El acabó con la danza mecánica. Impuso su potencialidad, su fuerza interna. Sus movimientos iban de adentro hacia afuera. José limón nunca fue un virtuoso; pero en sus bailes estaba la fuerza del ser humano. Salía de la tierra misma. De la naturaleza. Yo, viéndolo como bailarina, le diré que en el había naturalidad, belleza, ritmo, conjugación de todo lo que es y se quiere decir con los movimientos, con el lenguaje del hombre. Ni duda de que José Limón ha sido el mejor bailarín del mundo. Y le voy a decir algo que le dará gran satisfacción: Limón siempre se mostró ufano, orgulloso de su origen. Era un señor sinaloense.

 

 

Tomado del libro; Voces Danzantes de Sinaloa, Montaño Villalobos, Alicia, COBAES, Culiacán, Sinaloa, 1998.

 

José Limón

José Limón, el mejor bailarín del mundo

 

Summary
Name
José Limón
Nickname
(Mejor Bailarín del Mundo)
Job Title
Bailarín
Company
Festival de Danza José Limón
Address
Culiacán,Sinaloa, México

Share and Enjoy

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*