Gente de Sinaloa

 

General José Aguilar Barraza

 

Por: Isaías Ojeda Rochín

Por sus indiscutibles méritos como revolucionario, militar y político visionario, el general brigadier José Aguilar Barraza, originario del pueblo de Tecuyo, donde vio la luz primera el 28 de marzo de 1883, es, sin lugar a dudas, el personaje más destacado dentro de la historia del promisorio municipio de Elota.

Hijo de don Alberto Aguilar Barraza y de doña Laura Barraza Yuriar, este elotense que llegaría a ocupar la gubernatura de Sinaloa a los 37 años de edad, fue el segundo de los ocho vástagos que procreó el matrimonio: Claudio, José, María, Jesús, Alberto, Leoncio, Laura y Liberato.

Al ser llevado a la pila bautismal, como padrino tuvo al legendario guerrillero Heraclio Bernal Zazueta, oriundo de El Chaco, San Ignacio.

Por línea paterna, el general José Aguilar Barraza, hombre que jugó un papel decisivo en la municipalización de Elota, primero, y después en el surgimiento moderno de La Cruz a la que con reconocida astucia y habilidad convirtió en la cabecera municipal, descendía del terrateniente español don Cayetano Salazar, quien radicó en San José de Conitaca, del viejo Departamento de Cosalá; por la materna, del también español Andrés Barraza, vecino de San Javier, hoy municipio de San Ignacio, quien contrajo matrimonio con doña Antonia Tostado, mestiza originaria del mismo lugar.

Nuestro personaje cursó los estudios elementales en la escuela oficial de Elota, antigua directoría política que pertenecía al distrito de Cosalá. Apenas cumplidos los 20 años -el 20 de abril de 1903- se unió en matrimonio con Natividad Pico Mancilla, agraciada jovencita cuya familia procedía de Ixpalino, San Ignacio.

De esta unión nacieron Rigoberto, Saúl, Héctor, María Celina y José; a este último siempre se le conoció como Joselín. Al igual que su padre, los dos primeros llegaron a despachar como gobernadores de Sinaloa, caso único en la historia política-gubernamental de México.

Rigoberto fue un pediatra de fama mundial que llegó a la gubernatura en sustitución del licenciado Enrique Pérez Arce, quien fue obligado a pedir licencia.

Saúl, abogado de profesión, relevó por unos cuantos días al gobernador Pablo Macías Valenzuela, a raíz de que fue intervenido quirúrgicamente; también fue magistrado y presidente del Supremo Tribunal de Justicia del Estado.

Otra coincidencia curiosa que se dio entre estos hermanos, es que ambos nacieron accidentalmente en Mazatlán, el mayor en calle Febo -hoy Genaro Estrada- número 68 y el menor en 21 de Marzo 119).

Don José Aguilar Barraza entró a la historia el 20 de marzo de 1913 al levantarse en armas en La Cruz, al frente de una guerrilla, desconociendo al gobierno del usurpador Victoriano Huerta.

 

Según la información proporcionada por el profesor Reynaldo López Zamora, cronista oficioso de Elota, el tecuyense tuvo de compañeros en esta aventura revolucionaria a su primo Oscar Aguilar -a quien Álvaro Obregón mandaría fusilar en Monterrey, años después-, a Doroteo Urrea, Martín Cepeda, Adolfo Urrea, Basilio Torres, Telésforo Aguilar, José Sarabia, Ángel Escalante, Refugio Macías, Agustín Millán, Simón Velarde y Juan Nassen. En el rancho Los Naranjos, próximo a La Cruz, se le incorporaron el director político de Elota, Genaro M. Velázquez y los policías Emiliano Sáinz y Francisco Celis.

El “bautizo” de fuego para el grupo rebelde sobrevino al día siguiente en Elota, al sostener un combate con las fuerzas gubernamentales. Ocho días después, José Aguilar Barraza se incorporó con su raquítica fuerza a una fracción del Segundo Cuerpo Rural que comandaba el mayor Claro C. Molina, en Cosalá, quien le otorgó el grado de teniente. Con este revolucionario se mantuvo hasta el 15 de julio, para luego ingresar al Segundo Batallón Regular de Sinaloa. La suerte y sus méritos le permitieron convertirse en el jefe de dicho batallón del 17 de julio de 1915 al 11 de mayo de 1916, fecha en que se separó para asumir la comandancia militar en la plaza de Culiacán, en la que permaneció hasta el 30 de septiembre. Pero, vayamos por partes:

Las primeras batallas en las que participó don José fueron la de Elota, el 21 de marzo de 1913; Abuya, el 13 de mayo siguiente; Comedero, el 18 del mismo mes; Badiraguato, el 10 de junio; Buenavista, junta 18; Sinaloa de Leyva, 8 de agosto; Sufragio, 30 de agosto; sitio y toma de Mazatlán, agosto 9 de 1914; Masiaca, Sonora, el 20 de enero de 1915; defensa de la plaza de San Ignacio, Sonora, abril 19; Llano de los Soto, Sinaloa, junio 4 de 1915, contra las fuerzas villistas; Tehueco, el 7 de junio. El 19 de noviembre de ese año, en enfrentamientos sostenidos en Estación Moreno y Alamitos, Sonora, resultó herido en el muslo derecho.

Sus acciones militares y valor le merecieron rápidos ascensos; el 8 de julio de 1913, el gobernador Felipe Riveros le otorga el grado de capitán primero de las fuerzas constitucionalistas, nombramiento que le fue reconocido por don Venustiano Carranza, primer jefe del Ejército Constitucionalista, el 20 de febrero de 1914 en Hermosillo.

El 1 de noviembre de ese mismo año, el general Ramón F. Iturbe, jefe de la Brigada de Sinaloa, lo asciende a mayor de infantería y dos meses después a teniente coronel.

El nombramiento de coronel lo recibe un año más tarde de manos del general de división Manuel M. Diéguez, jefe de la División de Occidente, grado que le ratifica el presidente Carranza y la reconoce la Secretaría de Guerra y Marina.

Don José ascendió al generalato hasta el 3 de diciembre de 1925 por acuerdo presidencial. Sin embargo, fue hasta 1930 cuando el Senado de la República le ratificó el grado de coronel ganado en la etapa revolucionaria y 11 años después -en 1941 – el de general brigadier.

Durante su desempeño como militar, José Aguilar Barraza ocupó múltiples cargos: jefe del Segundo Batallón de Sinaloa y de la comandancia militar de los distritos de Mazatlán, San Ignacio, Concordia y Rosario, del 1 de octubre de 1916 al 26 de enero de 1917; jefe del Estado Mayor de la Tercera División del Noroeste, a las órdenes del general Ángel Flores, del 27 de enero al 21 de mayo de 1917; agente del Ministerio Público Militar en el Estado de Sinaloa, ahí pasa al Cuerpo de Operaciones de Sinaloa del 10 de septiembre de 1917 al 28 de febrero de l918.

Otras responsabilidades conferidas fueron: jefe del Estado Mayor de la Catorceava Jefatura de Operaciones Militares con cuartel general en Mérida, del 1 de abril de 1925 al 20 de septiembre de 1926; jefe de la sección proveedora del Departamento de Establecimientos Fabriles y Aprovechamientos Militares del 1 de mayo de 1929 al 30 de septiembre de 1930.

Del 1 de junio de 1934 al 30 de abril de 1935 fue presidente suplente del Consejo de Guerra, de la plaza de Mazatlán; en la misma ciudad fue jefe del Estado Mayor de la Séptima Zona Militar y después de la Novena Zona, del 16 de julio al 30 de septiembre de 1935, siendo comandante general Pablo Macías Valenzuela.

Todavía en 1936 y 1937 fue jefe del Estado Mayor de la 22a. Zona Militar con cuartel general en Toluca, al mando del general sinaloense Juan José Ríos.

De ahí pasó con el mismo cargo a la 11a. Zona Militar, en Zacatecas.

José Aguilar Barraza siempre contó con el respaldo del general Ángel Flores, quien le guardaba gran aprecio y respeto, a grado tal que lo escogió para dejarlo como gobernador interino del 9 de octubre de 1920 al 21 de marzo de 1923, o sea casi todo el período.

El arribo del elotense a la gubernatura se produjo a raíz de que Ángel Flores fue designado jefe de la Primera División del Noroeste por el presidente Álvaro Obregón. Por esas fechas, Aguilar Barraza todavía era coronel y amigos el Manco de Celaya y el nativo de Lo de Sauceda.

Al ser llamado para asumir las riendas del gobierno estatal, don José era diputado local por el distrito de Cosalá y Elota, pues fue electo para integrar la XXIX Legislatura que fungió del 14 de septiembre de 1919 al 14 de septiembre de 1922. Sus compañeros de cámara fueron Carlos Villavelázquez, Francisco de P. Álvarez, Candelario Pena y Ochoa, José María Angulo, licenciado Victoriano Díaz Angulo que también fue gobernador interino a la salida del ingeniero Manuel Rivas, a quien le entregó José Aguilar Barraza-, Melesio Cuén, J. Trinidad Rodríguez, ingeniero Juan de Dios Bátiz Paredes, Jesús Salcido, ingeniero Ramón Ponce de León, Zeferino Conde, Luis D. Fitch, Enrique Castañeda y Antonio López.

Entre las acciones más sobresalientes figuran la promulgación -el 22 de junio de 1922-de la octava Constitución Política del Estado de Sinaloa, en vigor hasta la fecha, cuyos artículos 58 y 59 establecen las categorías de gobernadores interinos, provisionales y sustitutos.

Están también la reapertura de la Universidad de Occidente, un decreto que hacía obligatoria la enseñanza ecológica en las escuelas primarias, la introducción del servicio telefónico, la creación de escuelas y, sobre todo, el impulso decidido a la modernización agrícola mediante la construcción de los primeros canales y la aplicación de nuevas técnicas.

Aunque en este campo la historia concede todos los méritos al general Ángel Flores, la verdad es que José Aguilar Barraza fue el ejecutor de los proyectos.

El asesinato de Ángel Flores y de otros renombrados militares sinaloenses -atribuido al sonorense Álvaro Obregón- obligó al general elotense a replegarse, dedicando su mayor esfuerzo a servir a su municipio. Así, promovió el cambio de la cabecera municipal de Elota a La Cruz, convencido de que el futuro estaba en esta última población; posteriormente logró que se le declarara villa.

Su amor por La Cruz siempre estuvo presente y participó en todo proyecto de desarrollo, donando, inclusive terrenos y dinero para obras de interés colectivo como la plazuela, la cárcel pública, panteón y escuelas.

El general José Aguilar Barraza murió en la ciudad de México el 18 de agosto de 1947.

 

 

Tomado de; 18 Encuentros con la historia, revista cultural Presagio, 2000.

 

 

José Aguilar Barraza

José Aguilar Barraza, gente de Sinaloa

 

Summary
Name
José Aguilar Barraza
Job Title
General militar, político sinaloense
Company
Ejercito revolucionario mexicano
Address
Tecuyo, Elota,Estado de Sinaloa, México

Share and Enjoy

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*