Jesusita Neda

May 28, 2015

 

Mujeres en Sinaloa

 

 

JESUSITA NEDA

 

Hoy en la crítica hora presente de la Historia, la democracia y la libertad no pueden morir. Hacemos nuestro el pensamiento de ese gran libertador como lo fue José Martí: “De todos los peligros se va salvando América. Ciertamente, esa es la fe, mi esperanza. Sí, se trastoca el orden internacional, todo es verdad y mentira, afirmación y negación, llanto y alegría, miseria y opulencia, en una palabra confusión, incertidumbre y neurosis social”.

Con ese marco de referencia circunstancial y asentados en este rojo crepúsculo en que agoniza un día en la vida de la humanidad, nuestra atención se centra al análisis de la vida de una verdadera maestra, que convertida en todo un carácter, —producto de su temple y férrea voluntad—, supo escribir las mejores páginas dentro de la educación sinaloense. Ella fue: JESUSITA NEDA.

En esta hora crítica que nos asombra y nos estimula por las circunstancias que la estremecen, y de estar sumergidas en su vorágine, mucho se no escapa de su momento y de su trascendencia futura — es una hora que anuncia el ocaso de una década y el nacimiento de otra, donde tengo la plena confianza, el hombre alcanzará la plenitud de su ser y de su existencia.

En esta marejada de liberación, de confusión o de reconocimiento, recordar la figura de Jesusita Neda, es fortalecer nuestra esperanza por ver un México alejado de la ignorancia, la miseria, la insalubridad y una América latina integrada en el panamericanismo de Martí, así como libre, bravía y soñadora.

Hace cinco lustros de la triste fecha (28 de septiembre de 1955) en que la gran maestra nayarita, tronchó las míseras amarras de la vida para encaminarse hacia los ignotos confines de la muerte.

María de Jesús Neda Bonilla es el nombre completo de una de las maestras más destacadas de finales del siglo XIX y mediados del XX. Maestra ilustre, vivió trocada en palpitante ofrenda para la niñez y la juventud en Sinaloa.

Jesusita Neda, todo un poema de amor, toda una verdadera personalidad, incansable mujer, de espíritu fuerte y de estoico comportamiento, forjadora de muchas generaciones de maestros, supo arrojar como los grandes sembradores, el grano a manos llenas, sin esperar recompensas.

Coterránea del gran poeta nayarita, Amado Nervo, nació en Tepic, el 17 de noviembre de 1859, siendo hija de Antonio Neda y de Waldina Bonilla, nativa de San Ignacio.

La sierra sinaloense, el azulado cielo del mineral de Guadalupe de los Reyes, el canto de la luciérnaga y la presencia de su tío, Lic. don Ángel Bonilla y su abuelo, don Rafael, se unirán para hacer de Jesusita Neda una mujer convertida en voluntad, cariño, fe, amor, un sueño viviente y que apoyada en su autodidactismo, siente la necesidad contando con 18 años, el de ingresar al Colegio “Independencia”, destacada institución que funcionaba a fines del siglo, en el puerto de Mazatlán, dirigido por la ameritada maestra Teresa Villegas. Aqui permanece 5 años, recibiendo el Título de Maestra de Primera Enseñanza.

Forjado su carácter y con una sólida formación profesional, Jesusita Neda siente la necesidad de entregarse con optimismo y coraje a la docencia, siendo nombrada Directora de la Escuela Primaria de San Ignacio, permaneciendo en este lugar hasta el año de 1890.

Hablar de Jesusita Neda, es reconocer la vocación de una persona hacia la hermosa profesión que es la del maestro.

Mazatlán, sintió la presencia de esta abnegada maestra. De 1890 a 1893, impartió clases en escuelas particulares. Aquí fue querida por todo un pueblo; por su prestigio y dedicación fue llamada a prestar sus servicios a la ciudad de Culiacán, donde se hizo cargo de la Escuela Oficial No. 1, ocupando el cargo por más de 11 años.

En 1903, Jesusita Neda fundó el Colegio Sinaloa, en Sinaloa de Leyva; en esta época con bastante profundidad y mensaje, envió artículos pedagógicos al prestigiado periódico “El Correo de la Tarde”; compartiendo sus inquietu¬des periodísticas con Amado Nervo y otra pléyade de liberales de la época.

Los que ayer la conocieron, sus contemporáneos y sus discípulos nos describen a Jesusita Neda como a una mujer de pensamiento lúcido y liberal, magistral en sus principios, de probada vocación en la docencia y de un profundo sentido de abnegación y de cariño. Sus panegiristas nos dicen, que hizo de la escuela la prolongación de su vida.

Jesusita Neda quizás se adelanto a su época, pero lo cierto es que su acción constituye un ensayo valiente y afortunado. Ella significa para las generaciones jóvenes de maestros sinaloenses, la pira luminosa que alumbra los destinos inciertos de la escuela mexicana. Cierto es, que Jesusita Neda fue una gloria de la educación sinaloense.

Jesusita Neda fue una peregrina de la educación, caminó firme por la geografía sinaloense sembrando la simiente de la educación. Cumplida su misión en Sinaloa de Leyva, regresa embuída de gran optimismo, a la Escuela Oficial No. 1, de niñas otra vez, donde duró hasta 1919, año en que fue jubilada por el gobierno.

No satisfecha de su obra fundó el Colegio “Teresa Villegas”, en el crucero de las calles Hidalgo y Morelos de Culiacán, reconociendo con ello, la obra de su querida maestra del Colegio Independencia de Mazatlán. Funcionó este Colegio de 1919 a 1922, y en 1923, se hace cargo de la primera es¬cuela federal que hubo en el Estado, durando en su encargo hasta 1924.

Decía Rabindranath Tagore: “Cuando somos grandes en humildad estamos más cerca de lo grande”. Así fue Jesusita Neda, humilde pero muy grande en sus anhelos, en su fe y en sus esperanzas.

Pocas vidas pueden compararse a la de la maestra Neda, quizás para las generaciones de ayer y de hoy se convierte en un símbolo y una antorcha perenne de luz y de ejemplo. Seguiremos recordándola porque supo hacer camino en las filas del magisterio; porque supo pregonar con el ejemplo y dejó bien definido su tránsito por los caminos de la educación de Sinaloa.

El tiempo ha transcurrido y la indiferencia oficial es elocuente con relación a la trayectoria y a la obra de esta ameritada maestra, quien supo escribir las mejores páginas de la educación en Sinaloa; solamente se le recuerda al haberse impuesto su nombre a una escuela Secundaria Oficial de la ciudad de Culiacán y a un parque infantil que en una época llevara su nombre y que por azahares del destino ha desaparecido.

¡ Maestra Jesusita Neda las voces del tiempo ya pueden pronunciar tu nombre que en mágica metamorfosis, te conviertes para las nuevas generaciones en ejemplo perenne, recordarte a través de las páginas de PRESAGIO, es rendirte fiel testimonio a tu obra creadora, como mujer y como maestra!

Culiacán, Sin., abril 18 de 1980.

 

 

Tomado de: Presagio, Revista de Sinaloa; número 68, páginas 19-21.

 

Maestra Jesusita Neda

Jesusita Neda: mujeres no nacidas en Sinaloa que contribuyeron al desarrollo educativo estatal.

 

Summary
Name
María de Jesus Neda Bonilla
Nickname
(Jesusita Neda)
Job Title
Profesora
Company
Secretaría de Educación Pública
Address
Tepic,Nayarit, México

Share and Enjoy

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*