Personajes de Sinaloa

 

Gral. Gabriel Leyva Solano (1871-1910)

Por  Juan Lizárraga T.

 

Gabriel Leyva Solano nació el 11 de octubre de 1871 en el municipio de Sinaloa cuya cabecera lleva hoy su apellido. Sus padres fueron Encarnación Leyva y Nicolasa Solano.

Hizo sus estudios básicos en su tierra y posteriormente inició los de leyes en el colegio Rosales, los cuales se frustraron debido a su condición humilde. Con sus estudios, pudo conseguir una plaza como maestro rural.

La abogacía y la docencia permitieron a Leyva darse cuenta de la situación del indígena y del mestizo de su tierra, víctimas de la dictadura porfirista trasplantada en Sinaloa en la persona del gobernador, el general Francisco Cañedo y en los caciques locales.

El humilde maestro rural conoció a fondo la miseria de los indígenas y de los pobres y se dedicó a servirles como defensor jurídico, lo que le valió la desconfianza de los caciques.

El Presidente de la República, don Porfirio Díaz, en una entrevista a un periodista norteamericano, anuncia la apertura de la democracia en México mediante elecciones. Leyva Solano se entusiasma. Muere el general Cañedo en los momentos en que Diego Redo y José Ferrel, el último genuino representante del pueblo sinaloense contienden en las elecciones y Leyva no vacila en entregarle su apoyo. Ferrel obtuvo el voto de la mayoría, pero el fraude se maquinó. Las páginas de El Correo de la Tarde conocieron del descontento popular en la pluma de sus agudos escritores, Leyva Solano entre ellos.

Después, Francisco I. Madero se lanza como candidato a la presidencia de la República y en su visita a Sinaloa recibe la adhesión de Leyva Solano, quien ya había leído “La Sucesión Presidencial” y se había convertido en ferviente partidario del lema maderista “sufragio efectivo, no reelección”.

A la par que su apoyo a Madero, Leyva no cejaba en su defensa jurídica de los indios, y sin descuidar a la familia, pues contrajo matrimonio con Anastasia Velázquez, quien le brindó ocho hijos de los cuales solo sobrevivieron cuatro.

Leyva era el principal propagandista de Madero en Sinaloa.

La policía lo seguía de cerca. Leyva seguía predicando con libertad y rebeldía. El cerco en su contra se cerraba. Se le quiere aprehender. Se rebela con las armas y muere un policía y el comandante resulta herido cuando disparan sus armas él y sus partidarios.

Huye. La traición lo esperaba y el 10 de junio es aprehendido para que se le siga proceso. El 13 de abril es sacado de su celda. Se habló de contradicciones en las declaraciones y de la necesidad de reconstruír los hechos: En Cabrera de Inzunza fue sacrificado. Sus custodios y asesinos declararon que pretendió fugarse, arrebatando el rifle a uno de ellos, por lo que hubieron de ultimarlo.

Así, el 13 de abril de 1910, falleció el primer revolucionario que en Sinaloa lucho contra la dictadura porfirista.

 

Gabriel Leyva Solano, como lo dijo en alguna ocasión a sus alumnos, no vió el fruto de su sacrificio, al que siguió la lucha armada generalizada en todo el país, sin embargo, su sangre siguió combatiendo en su hijo Gabriel Leyva Velázquez.

Leyva Solano había quedado como uno de tantos héroes anónimos, más por el empeño de su propio hijo, quien nació en un pueblo del municipio de San Ignacio, el 30 de junio de 1896, se le han brindado los merecidos honores: la Rotonda de los Hombres Ilustres de Sinaloa se inauguró con sus restos; plazas, calles y escuelas de todo Sinaloa llevan su nombre; el 13 de junio, día de su muerte, es día de luto en el estado y la cabecera del municipio que lo vió nacer se llama hoy SINALOA DE LEYVA.

Así debió ser desde su muerte y no menos honor merece su hijo, Gabriel Leyva Velázquez, quien al morir su padre, cuando tenía doce años de edad, fue becado por el gobierno maderista para estudiar en México en la Escuela Nacional de Maestros, de la cual desertó cuando tenía quince anos de edad, para darse de alta en las fuerzas que combatían contra el traidor Victoriano Huerta, e inicia una brillante carrera militar que lo llevaría a general.

Gabriel Leyva Velázquez combinó su vida como militar y como político y en ambas destacó, en la primera hasta llegar a general y en la otra, iniciada como diputado federal, llegó a tomar las riendas del gobierno de Sinaloa en 1957, cargo que ya había desempeñado provisionalmente y en el cual se le recuerda gratamente por su amplia y abierta labor en pro de la cultura. Finalmente sería senador, cargo al cual renunció por su avanzada edad.

Gabriel Leyva Velázquez falleció el 19 de marzo de 1985 y pasa a ser uno más de los hombres forjadores de Sinaloa.

 

 

Gabriel Leyva Solano

Gral. Gabriel Leyva Solano, “Protomártir sinaloense de la Revolución Mexicana”

 

Share and Enjoy

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*