Cuentos, leyendas, relatos y narraciones de Sinaloa, México

 

ENTRE DIOS Y LOS SIGNOS DEL MAL AGÜERO

 

Por: Cipriano Obeso Camargo

 

Sentada a la sombra de la “ramada” techada con varas de “batamoto” de su vieja choza, la maya Minga lucía la majestad de sus blancas trenzas mermadas por el tiempo, después de noventa años corriditos de su vida.

Se entretenía “cardando” un montón de lana golpeándola repetidamente con un verjón de vara-prieta. El sol de la media tarde la ofrecía a los ojos del vecindario, como una imagen arrancada de los típicos paisajes de leyenda que adornan el folklor de nuestra historia.

Al volver de mi obligado viaje por los montes vecinos en busca de algo que cazar para comer, llegué hasta la vivienda de la india venerable y me detuve junto a la ‘tinajera” de palo de brasil que sostenía una olla panzuda de barro coloreado con “tapali”, trasudando el agua fresca que había sido sacada del pozo al amanecer, y que esperaba como un regalo a la garganta del sediento.

Saludar y echarme tres tragos de agua con un “jumati” que se alcanzaba cruzado sobre la boca de la tinaja, fue cosa de momentos que se sucedieron casi a la vez.

 

¿Cómo te ha ido, Minga; estás preparando lana para hacer una nueva cobija?, le pregunté a manera de pretexto para iniciar la plática.

Si, repuso, “lomás” que ésta está hecha todo un “chomonqui” y apenas con la mano se puede “descarmenar”.

En esos momentos, posándose en la fronda de un alto mezquite cercano, empezó a cantar un “chichinari”.

Asómate, ordenó la vieja maya, y ve si el pájaro tiene copete colorado o prieto, pa’ saber si “trai” la “güena” suerte o es de los de “mal-agüero”.

¿Pero tú crees en esas cosas de todo corazón, Minga?, le pregunté a mi vez antes de cumplir su mandato.

No “virigües”, carajo. Te digo que vayas “columbrar” copete, volvió a ordenar autoritariamente.

 

Me acerqué con cuidado al árbol, y dado que el ave era pequeña y de color “avado”, semejante al pájaro carpintero, el mimetismo dificultaba la localización del pajarito al confundirse con el color de la corteza del mezquite. No obstante, algunos momentos después logré dar con él.

Es de copete Colorado, amiga Minga, le informé al regresar. Puedes seguir tranquila tu tarea, ya que la buena suerte está contigo, con una sonrisa de incredulidad.

¿Y tú que estás pensando que te ‘ris” pa’ mirarme? “Tas” creyendo que eres muy vivo, pero “lomás” deja que te joda un “mal agüero” pa’ ver si soy tonta como lo dices con los ojos, sentenció gravemente.

Luego, a través de un informe que en sus palabras iba fluyendo como la cátedra de una autorizada y sabia maestra, continuó: El que ‘haiga” “munchos” de “los-otros” que “cremos” en las “abusiones”, es porque “ansina” nos enseñaron los padres cuando estábamos “chiquíos”; y a ellos los “eneneñaron” “ansí” también los “agüelos”; de modo que todo viene desde atrás y más “pa’trás”.

 

Tú no sabes, afirmó, que cuando la lechuza canta a media “no chi” es que va a “cair” “ñeblina” en la madrugada, y que si cuando la oyes cantar no te metes debajo de la sombra de un árbol o de una casa, te “cai” la mala sal.

 

si cuando vas por una vereda te sale una “churea” y te pasa por delante cruzando del lado derecho pal’ zurdo, también es de “mal agüero” y tienes que “arrendarte” pa’ comenzar el viaje después, si te “queres” salvar.

Y no me ‘lu’has” de “crer”, pero mi nana me contó que si uno sigue por un camino y se topa con la “juella” de una culebra que lo atraviesa, y no la borras con el “guarachi” antes de pasar, el ángel de tu “guardia” se asusta y ya no sigue contigo, y “di-áhy” pa’ delante le tienes que seguir sin “quen” vea por tí.

Todos los mayos sabemos, continuó imperturbable, que si matas un “armadío”, hay que “mirarle” primero “l’hocico”, porque si tiene horqueta en la lengua, tiene “pauto” malo y no es “güeno” pa’ “cómelo”.

También dice los viejos, siguió contando, que si una mujer “garra” pa’ marido a un compadre “d’ella,”, “pos” esa mujer se “guelve” culebra con el tiempo, y cuando “cualquera” de los dos se muere, arde con grandes llamaradas la “tarima” en que se encajaban uno sobre el otro.

Otras mujeres “nontis”, dijo a continuación, no cuidan bien a sus hijos cuando son “de pecho”, y los dejan solos de “nochi” por ir a “hacele pelos” al marido pa’ que les dé su “güena” “jamaquiada”. “Antonces es cuando llega la “Mamaura” y le da de mamar al plebe chiquito de una tetonas grandes que le cuelgan, y luego se lo lleva volando. Lo “mesmo” puede ser que el “Naguali” se lo lleve también. Tu ya sabes que el “Naguali” mentado es un “alimal” que tiene cuerpo de perro, cara de gente y pezuñas de chivo, y los ojos se le ven como brasas en las ‘nochis” “escuras” pa’ asustar a los hombres que no “cren” en “Tata-dios”.

Y no “creyas” que es mentira, siguió apenas de tomar aliento, pero si en la puerta de tu casas clavas una cruz de “palo-fierro”, aunque “seya” chiquita, nunca llega el perro o el coyote con la rabia.

Otros salen con la “monserga” de las brujerías, recalcó, y “pos” “lomas” andan haciéndole perjuicios a los demás, como cuando “l’ hechan” polvo de la “riata” tostada del tortugo al café “di’una” muchacha, “lomás” pa’ que “si’ alborote” y se “juya” con el que le dio la toma, y si no que le duela “muncho” la cabeza y “si’ haga” loca o se muera.

Hay otros que empapan de sebo de coyote la mecha de la “cachimba” de la casa del que le tienen mal “voluntá”, pa’ que a todos los que les dé el “jumo” cuando se alumbren en la “nochi”, les “garre” una “perrodera” de todos los diablos.

Otras viejas “train” del campo santo tierra de las “sepolturas” “dionde” han sacado muertos viejos de esos que los “güesos” se les hacen polvo, y la riegan de “nochi” haciendo un cerco alrededor de la puerta de la casa ‘onde” vive la mujer casada, pa’ que la deje el marido y se vaya con ellas y las siga como si “juera” un chucho.

 

Y “aluego” dicen que hay otras mujeres de esas que les dicen “cuzcas”, que cuando no les hace caso un hombre ellas se enojan y hacen un mono de cera y lo meten en un jarro “vidriado” y le clavan una espina de viznaga en las “palomas”, pa’ que cuando se acueste con cualquier otra mujer no le “dé cumplimiento” y hagan “risión” “d” él”.

Pero repentinamente, al hacer una pausa la maya Minga y darse cuenta que ya estaba por meterse el sol, cambió de tema y me dijo: Mira oyes, más vale que te vayas pa’ tu casa porque ya es tarde y las “tortías” “qui’ hay” pa’ la cena, apenas alcanzan pa’ mi, pa’ “m’ hija” y pa’ mi “ñeta”.

No es que te corra, pero “áhy” otro día que “queras” venir pa’ volver a echar la platicada, te vienes temprano pa’ ver si pa’ “antonces” no estamos tan “arancados”, y alcanza pa’ darte “onque” “seya” una taza ‘de café. Me saludas a tu “ágüela” y le dices que seguido me acuerdo “d” ella”.

Comprendiendo que esta última orden era terminante y no admitía discusión, “agarré” mi sombrero, mi arco y mis “jaras”, y me despedí saliéndome como que no quería la cosa, pero satisfecho de haber oído todo lo que me contó la anciana india.

La verdad, después de todo, fue que sí me sentí como con “la cola entre las patas”, por la forma brusca con que me “cortó” la Minga, aunque acabé por comprender que todo lo hizo con la mejor y buena fe del mundo…

 

Tomado de: Presagio, Revista de Sinaloa; número 33, páginas 10- 12.

 

Narraciones sinaloense, el mal agüero

El mal agüero, narraciones sinaloenses

 

Summary
Article Name
Entre Dios y los signos del mal aguero
Author
Description
Las practicas de la adivinación, el presagio en los indígenas del municipio de Angostura

Share and Enjoy

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*