Enrique Félix Castro

February 28, 2015

 

 

Gente de Sinaloa

 

 

 

 

ENRIQUE FÉLIX CASTRO, HA MUERTO

 

Por: Carlos Manuel Aguirre

 

En el camino de la vida, el alma atormentada de aquel intelectual sinaloense que un día destacara como una brillante promesa de la literatura contemporánea por su prosa atrevida, de imágenes vívidas y de contenido profundo, Enrique Félix —”El Guacho Félix”, como cariñosamente le llamaban sus amigos- frustrado muy temprano por trastornos nerviosos, llegó en agosto del año que caminamos, a su consumación.

En una carta, sencilla y angustiada, que le escribiera Solón Zabre, el 30 de agosto de 1965, al poeta Alejandro Hernández Tyler, le dice:

“Enrique Félix venía todos los lunes a mi taller a recoger una pequeña soldada que le tenía asignada. Hace dos semanas fue la última vez que se presentó; venía ya en condiciones más deplorables que de costumbre.

“Me preocupó no saber de él durante los últimos días, y el viernes de la semana que acaba de pasar, logramos saber que lo habían recogido de parte de la Cruz Verde y lo tenían en una sala de recuperación; pero el sábado que llegamos para interrogar, nos informaron que murió cerca de las doce horas del mismo día.

“Por la tarde, Guadalupe y yo fuimos para que se nos entregara el cadáver y darle sepultura, cosa que logramos cerca de las catorce horas de ayer domingo, y fue sepultado en un panteón humilde cerca de Azcapotzalco. Yo mismo me encargué de las últimas cosas en la agencia funeraria hasta que fue conducido en la ambulancia.

“Solamente te aviso lo anterior porque también fuiste amigo de aquel pobrecito. Y no quiero hacer ninguna reflexión acerca de nada, porque sería totalmente inútil y estéril. Avisa a Clemente y a los demás que alguna vez le quisieron”.

Vivió Enrique, mientras estuvo en plena conciencia, bajo el hechizo del hombre y de todo lo que le rodea. Supo interpretar como ninguno el paisaje de Sinaloa, la canción de sus ríos, el dulce murmullo de sus “arroyos de argentado temblor, las lluvias de cristal, el verde transparente de las arboledas”, el alma y los problemas de nuestros hombres, tan poética, tan bellamente. Su prosa mágica presenta asideros en la plenitud de su palabra firme por los que la mirada avisora puede calar, si no la totalidad de su pensamiento, cosa difícil, al menos en los planos superiores evidentes, palmarios, de su enjundia.

Pocos escritores inspiran tantas cosas bellas como la prosa sustancial de Enrique Félix, sin percibirse tras ella un horizonte de angustia enclavado en el corazón. Su estrella fue triste y fatal. En la madrugada de su devenir, cuando parecía poseer la llave mágica que abre los resortes de toda creación artística, se perdió. Toda aquella fantasía multicolor y llena de luz, sonido, armonía y profundidad de pensamiento, se hundió en el océano de su alma intranquila, se sumió en el vertedero inagotable de su espíritu.

Su profundo amor a la tierra, su terquedad productiva, su sinceridad, su pasión, su base cultural de ensayista, su fino sentido de investigador, están palpablemente manifiestos en cada una de sus creaciones.

Fue la presencia promisoria que habría de internarse en la selva del alma sinaloense, inexplorada, pero que la luz mirífica de visionario con que Enrique estaba dotado, bien pudiera haber penetrado para alumbrarnos por todas sus veredas.

Traía muchos reflejos de infinito en el alma y su tarea ya la había captado: buscaba, por todos los medios, la felicidad de Sinaloa. Planteaba los problemas ingentes y les encontraba siempre soluciones.

Conocía al sinaloense mejor que nadie y pugnaba porque nuestra juventud despertara y se hiciera presente en la vida universal, en el contacto de la naturaleza, llena de encantos y sorpresas, con el hombre moderno que tiene su propio quehacer, en la búsqueda de un trasfondo de felicidad.

Fue Enrique Félix, allá en el año de 1948, creador de una revista con proyecciones de gran envergadura: RESUMEN.

Al hacer el escritor Antonio Nakayama un panegírico de la misma y al referirse a su creador, nos dice:

“Producto de la generación estudiantil de los últimos años de los veintes fue Enrique Félix, tal vez el hombre más brillante que halla producido Sinaloa en los últimos años”.

“Enrique, dueño de una inteligencia poco común, un enorme talento y una sólida cultura lograda con una rígida disciplina de estudios que le fue imbuída en el seminario de Culiacán, es, sin lugar a dudas, uno de nuestros auténticos valores en el campo cultural.

“Su dialéctica marxista lo hacía un enemigo peligroso en las discusiones, y fue la corriente marxista la que lo hizo uno de los hombres más discutidos, llegando inclusive a calumniarlo con uno de esos argumentos patrioteros inventados para desprestigiarlo ante el pueblo, ante el pueblo que miraba en él a uno de sus auténticos hijos, que a fuerza de talento y estudio, llegó a ocupar un sitio en el campo de la cultura, que solamente los cretinos podrán discutirle, pues el “Guacho”, con los defectos que haya tenido, y con su tendencia marxista lo que no es ningún defecto es, hay que repetirlo, el sinaloense más brillante de los últimos años”.

Casi toda la obra en prosa y en verso de Enrique Félix está dispersa en periódicos y revistas. De sus libros recordamos los siguientes: “Elogio de Chuy Andrade“; “Juan Carrasco, el Hombre Mañanero de la Revolución”; “Notas de Arte”. (Sería de sumo interés que se recogieran sus conferencias sobre historia de la literatura en Sinaloa).

LETRAS DE SINALOA publicó las siguientes colaboraciones: “El Coraje de la Conciencia Moderna” (enero de 1948); “Chuy Andrade y la Tradición Romántica de la Universidad de Sinaloa” (septiembre de 1948); “Evolución Tardía de la Provincia” (septiembre de 1950); “Consideración Pedagógica Sobre James Joyce” (junio de 1951); “Retrato de mi Pueblo, Acuarela en Palabras” (octubre de 1954) y “Por Aquí Pasó la Reina” (enero de 1956).

 

Tomado de: Presagio, Revista de Sinaloa; número 3, páginas 26-27.

 

Poeta de Sinaloa Enrique Félix Castro

El Guacho- Enrique Félix Castro- poeta destacado de Sinaloa, México

 

Summary
Article Name
Enrique Felix ha muerto
Author
Description
Semblaza de la vida y muerte de el Guacho Felix Castro, poeta sencible

Share and Enjoy

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Previous Post
«