El templo de Nío

December 26, 2014

 

Construcciones religiosas de Sinaloa, México

 

EL TEMPLO DE NÍO

 

Por: Jesús Castro Vda. de Gómez

 

El templo de Nío empezó a construirse en 1770, pero nunca pudo terminarse por diversas razones, siendo la principal la ida de los jesuitas a consecuencia del estallido del movimiento de la Independencia de México, en 1810.

Los indios de la zona (níos) colaboraron en la construcción; catequizados deseaban contar con un templo en el pueblo, incluso continuaron la obra, pero sin que jamás llegara a concluirse.

Cuando los misioneros se fueron de aquí, dejaron el templo a medio construir, casi como se conserva todavía. Es de cantera, traída de la sierra, con la que hicieron la parte frontal, arco y muros que circundan.

El modelo de arquitectura seguido por los misioneros es semejante al templo de Chicorato, Ya entonces se utilizaba la mezcla, elaborada con baba de choya, substancia equivalente al cemento en este tiempo. Los níos prosiguieron la obra con ladrillo y adobe, pero al empezar la cúpula tiraron unas vigas que iban a morir en un cilindro de madera. Creyeron que así quedaría bien, pero las lluvias humedecieron el techo, el cilindro y las vigas se contrajeron y esto motivó el derrumbamiento del techo.

Este derrumbe ocurrió un lunes de 1878. Mi padre que tenía 9 años se encontraba con el sacerdote en la sacristía, y ambos creyeron que los feligreses habían quedado sepultados bajo el techo, pues los lunes todo el pueblo se congregaba a oír la misa. Por fortuna no sucedió así. Sería por falta de dinero o por otra causa, lo cierto fue que la obra quedó inconclusa para siempre.

Las campanas de aquel templo son las mismas que están ahora en la capilla de la Purísima Concepción.

Pero queda el arco, los muros y la puerta mayor, en donde está esculpida en cantera la imagen de la Virgen de Guadalupe. Creo yo que primero colocaron la cantera y después esculpieron la imagen, está muy bonita.

La imagen esculpida en cantera de San Ignacio de Loyola, fue trasladada a la nueva capilla, con lo cual quedó protegida. Sin embargo otras piezas han sido saqueadas, de una puerta ya no queda nada. El templo de Nío está abandonado, cercado de alambres de púas, pero existe como atractivo casi toda la cantera.

Las ruinas deben conservarse. Históricamente nos recuerdan el paso de los misioneros por estas tierras. Bien pudieran construirse unos jardines en su rededor, sacando desde luego la tierra del techo que todavía está dentro del templo. Ojalá que alguien se preocupe de ello, creo que vale la pena conservar estos vestigios de la colonia.

 

Tomado de: Presagio, Revista de Sinaloa; número 42, páginas 12.

 

Templo de Nío

Templo de Nío, Guasave, Sinaloa, México

 

Summary
Article Name
Templo de Nío
Author
Description
La historia de este templo construido en Sinaloa el siglo XVIII

Share and Enjoy

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Previous Post
«
Next Post
»