El Ingenio de Los Mochis

April 16, 2015

 

Construcciones emblemáticas de Sinaloa, México

 

EL INGENIO DE LOS MOCHIS

 

Por: Francisco Frías Loaiza

 

Producir azúcar, a partir de la caña, en condiciones de costeabilidad, a 350 o más kilómetros al norte del trópico de Cáncer, es, quizá, una de las mayores hazañas del Ingenio de Los Mochis. Según los técnicos esto difícilmente puede lograrse, pues la caña de azúcar tiene sus más altos rendimientos de campo y de fábrica al sur de esa línea geográfica imaginaria. Es un cultivo tropical. Sin embargo, el Ingenio de Los Mochis llegó a tener producciones de alrededor de 180 toneladas de caña por hectárea en planta, como promedio 120 en soca y 90 en resoca, y hasta cerca de 12 toneladas de azúcar por hectárea, con rendimientos de unos 85 kilos de azúcar por tonelada de carta.

 

En la zafra del ciclo de 1966—67 “Los Mochis” produjo 141,270 toneladas de azúcar, con una molienda de 1’972,000 toneladas de caña es decir, le faltaron solamente 18,000 toneladas de caña para llegar a los 2’000,000 ocupando ese año el segundo lugar como el mayor productor de caña de azúcar en México, inmediatamente después de ese monstruo, por lo grande que es el Ingenio de San Cristóbal, en Veracruz.

La capacidad instalada del ingenio es ahora para una mo¬lienda de 2’000,000 de toneladas de caña en zafra de 7 meses efectivos de molienda y una elaboración de 170,000 toneladas de azúcar. Tiene, además, una destilería que produce, así, que produce, 30,000 litros de alcohol de la más alta calidad cada 24 horas, muy usado por cierto en la elaboración de vinos y licores que hacen la delicia de los buenos catadores.

Como unidad agroindustrial, es sin duda alguna Ingenio de Los Mochis la más grande fuente de ocupación en el Estado, proporciona trabajo zafra, a unos 1,200 obre trabajadores de confianza. Y en los campos cañeros, para abastecer de materia prima al ingenio, laboran normalmente unos 2,000 cortadores de caña, encontrando la más segura fuente de ingresos, en el cultivo de la caña otros 2,000 a 2,300 ejidatarios. Unos 500 trabajadores más encuentran ocupación como operadores de maquinaria agrícola y de equipos de transportes, integrándose así una organización empresarial de bajo racionalmente organizado, en el que participan 5,800 personas.

 

Tiene sus problemas Ingenio de Los Mochis como habría de tenerlos. Y muy graves algunos. Por ejemplo, la falta de materias primas.

En los últimos años ha estado moliendo a poco más o poco menos del 60% de su capacidad instalada, pero la tendencia actual en el campo cañero es alentadora, al estarse sembrando más de 5,000 hectáreas por año, a fin de integrar un campo moledero de unas 20,000 hectáreas por zafra. Si esta tendencia se sostiene siquiera unos 3 años, las zafras podrán fácilmente ser de 1600,000 toneladas de caña o más, lo cual significaran que el ingenio trabaja a un 80% mínimo de su capacidad, un nivel que ya es aceptable para cualquier empresa industrial.

 

La influencia política, social y económica de este ingenio en Sinaloa ha sido muy grande. Ello es consecuencia de que posiblemente fue la primera empresa industrial del Estado organizada con normas típicamente capitalistas, en una región de economía semifeudal como lo era todo el valle del río Fuerte, a finales del siglo pasado y las primeras décadas del presente. Los nuevos métodos de trabajo organizado, perfectamente planeado y coordinado constituyeron el secreto del éxito de esta empresa mercantil. En la región, la United Sugar Companies, la Yunait en el habla popular, era intocable. Sus propiedades rústicas abarcaban predios en los municipios de Choix, El Fuerte, Ahome y Sinaloa.

 

La medida de su influencia política la da el hecho de que no hubo autoridades en el norte del Estado. en las tres primeras décadas de este siglo, que no se consideraran obligadas, por propio convencimiento y por conveniencia personal, a respetar y servir al ingenio. Su influencia económica puede apreciarse en que además de producir azúcar, era dueña de los sistemas de distribución de agua para riegos y para usos domésticos. Era dueña esta empresa, además de los sistemas de distribución de energía eléctrica, de los teléfonos y del ferrocarril Kansas City México y Oriente, en el tramo de esta ciudad de Los Mochis hasta el poblado de San Pedro en el municipio de El Fuerte.

Y en lo social, los altos funcionarios del ingenio, especialmente los extranjeros eran respetados hasta los lindes de la servidumbre, viviendo en una especie de apartheid, formando un compound circundado por una alta reja de alambres, en la misma forma en la que, hasta muy recientemente. vivían los europeos en las poblaciones africanas, totalmente separados de la población nativa.

 

En un acto calificado como de desagravio, realizado por el señor gobernador del Estado, Alfonso G. Calderón, cuando fue presidente municipal de Los Mochis, la cerca fue abierta prolongándose, así hacia el sur el actual boulevard Antonio Rosales, estableciéndose la libre circulación por la llamada colonia Americana.

 

Los aires de la Revolución introdujeron un nuevo enfoque en las relaciones de poder con respecto a las clases sociales que integran nuestra comunidad, y, como es natural, a esta nueva influencia no escapó el ingenio. Así, sus tierras fueron en su mayor parte expropiadas para fines agrarios, empezando con la gran dotación integral de 1938, en la que los campos cañeros propiedad del ingenio fueron convertidos en ejidos y sus trabajadores agrícolas en ejidatarios. Sus trabajadores industriales, a su vez, empezaron a consolidar un poderoso sindicato, digno y respetable.

 

Aquella organización empresarial, que nació con este mismo siglo, efectuando su primera zafra en 1903 con una molienda, de 21,000 toneladas de caña y una producción de azúcar de 1,350 toneladas, es ahora una empresa con capacidad sensiblemente 100 veces mayor. Sin embargo no tiene ya la enorme influencia que antes tuvo. Ello es debido a que en la región se han desarrollado otras empresas, comerciales e industriales, cuyo conjunto representa inversiones muy superiores a las del ingenio. Sin embargo, unitariamente considerado, el ingenio continúa siendo la mayor empresa en Sinaloa, con inver¬siones que a su valor actual sobrepasan holgadamente los $ l’OOO.OOO.OOO (MIL MILLONESDE PESOS)

Su capacidad industrial ahora es el doble de la que tuvieron en manos los inversionistas extranjeros, como resultado de una política del gobierno federal que propició y financió las nuevas inversiones política que puso en práctica el discutido hombre de empresas, licenciado Aarón Sáenz, uno de aquellos tres famosos capitanes del ensueño, que así fueron llamados por don Martín Luis Guzmán, en El Águila y la Serpiente, una de sus obras literarias más celebradas.

 

Agosto de 1978

 

Tomado de: Presagio, Revista de Sinaloa; número 14, páginas 24-26.

 

Ingenio azucarero de Los Mochis, Sinaloa

Ingenio azucarero de Los Mochis Sinaloa, México

 

Summary
Article Name
Ingenio Los Mochis
Author
Description
La historia de los grandes centros laborales de Sinaloa, El Ingenio de Los Mochis

Share and Enjoy

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*