El Fuerte de Montesclaros

December 15, 2014

Historia de los pueblos y ciudades del Estado de Sinaloa México

 

EL FUERTE DE MONTESCLAROS

 

Por: Filiberto Leandro Quintero

 

Fue en el año de 1604 cuando el capitán de la Provincia de Sinaloa, don Diego Martínez de Hurdaide, se transladó a la ciudad de México con la misión de tramitar la licencia necesaria para fundar en el río Zuaque las misiones antes dichas y obtener para ellas ministros y cosas necesarias para las iglesias. Asimismo para tratar con el virrey, don Juan de Mendoza y Luna, marqués de Montesclaros, lo referente a la construcción de un fuerte o puesto avanzado, en la demarcación de los tegüecos, que sirviera para guarnecer a la región y en especial dar protección a las nuevas misiones por fundarse; pues el presidio de la villa se hallaba a distancia considerable y por lo mismo incapacitado para en caso de emergencia impartir un auxilio pronto y eficaz. El virrey concedió su favor a las varias demandas e inclusive “despachó mandamientos y dinero a dicho capitán, a fin de que se construyera el fuerte consabido en las tierras de los tehuecos; dio licencia para que el presidio de la villa de San Felipe y Santiago o parte de él, con un cabo, tuviese su asiento ordinario y casas al abrigo del fuerte, debiéndose escoger un sitio en que los soldados y demás quisiesen poblar, pudieran hallar comodidad de vivienda, de sementeras, aguas, leña y pastos para cuando las naciones intentasen acontecimientos y rebatos contra los españoles”.

 

Las obras del fuerte, sin embargo, no se emprendieron, sino hasta en los primeros meses del año de 1610, por imperiosa necesidad en virtud de los adversos resultados que Hurdaide tuvo en su campaña con los yaquis. En ese mismo año se hizo la paz con los yaquis y el fuerte vino a ser terminado siete u ocho años más tarde; y fue el marqués de Salinas, quien dispuso al fin que se emprendieran las obras y que el fuerte llevara el nombre de su antecesor, el marqués de Montesclaros, por haber sido él quien aprobó la iniciativa y aporto recursos para ello.

“Levantóse el fuerte sobre el río — dice Fray Andrés Pérez de Ribas— y su vista tenía grandes llanadas limpias de monte y maleza, donde se podía apacentar mucho ganado y no podían hacer emboscadas los indios; y el fuerte, aunque de adobes, salió tan capaz, que dentro de él podía estar la caballada segura en ocasiones de guerra; porque cuando la hay, lo primero a que tiran sus flechas los enemigos, es a los caballos que pastan en el campo, porque saben que perdidos éstos lo son también los españoles. Edificáronse también dentro del fuerte aposentos para viviendas de soldados; a las cuatro esquinas se adornó y aseguró con cuatro torreones, que sirvieron no sólo de guarda y vista de sus lienzos; sino de espanto a los indios, como se vio presto por el efecto”.

 

Existen cartas del capitán Hurdaide para el virrey relativas al fuerte, una de las cuales especifica el costo y las partes de la edificación. El punto escogido fue un cerrito distante dos le guas del pueblo principal que tenían los tegüecos y que era el de Macori, el cual desapareció al fundarse el fuerte; el cerrito de referenda es la conocida Loma de Montesclaros, que se halla próxima al rumbo norte de la iglesia de la ciudad de El Fuerte.

Además la fundación fue hecha en un punto cercano al asiento que tuvo la villa de San Juan Bautista de Sinaloa, erigida por Francisco de Ibarra, y en la misma forma respecto de la extinta villa de San Felipe y Santiago, de don Pedro de Montoya.

De la manera relatada se fundó por el capitán Diego Martínez de Hurdaide El Fuerte de Montesclaros bajo cuyo amparo se fue creando y desarrollando una población de españoles, mestizos y mulatos. En la época de las intendencias El Fuerte de Montesclaros alcanzó la categoría de cabecera de la subdelegación de su nombre. Por mucho tiempo fue una población modesta y estancada en su crecimiento, y no adquirió importancia en el aspecto político sino hasta que, bajo el nombre de Villa del Fuerte, llegó a ser, en 1824, la capital del Estado Libre y Soberano de Occidente.

 

 

Del trabajo que leyó el ingeniero FILIBERTO LEANDRO QUINTERO, en el Congreso Nacional de Historia que se reunió en Culiacán del 23 al 27 de mayo del año actual, publicamos aquí el presente capitulo cuyo nombre se expresa arriba.

 

Texto tomado de: Directorio Agrícola, Comercial, Industrial y Profesional del Estado de Sinaloa, Editorial Sinaloa “El Diario de Culiacán”, Culiacán, Sinaloa, 1955.

Ilustración tomada de: Fragmento de la portada del libro El Fuerte de Montes Claros, Cinco Siglos de Historia, Ruiz Sánchez, Humberto.

 

 

El Fuerte, Sinaloa, México

El Fuerte, dibujo

 

Summary
Article Name
El fuerte de Montesclaros
Author
Description
La historia del nacimiento de la ciudad sinaloense de El Fuerte

Share and Enjoy

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Previous Post
«