Historia de la Revolución Mexicana

 

 

EL CONSTITUCIONALISMO EN SINALOA

 

En febrero de 1913, en la capital de la República ocurrieron los acontecimientos que culminaron con la muerte de Madero y la toma de la presidencia por Victoriano Huerta. El día 23 se conoció la noticia en Mazatlán y la primera reacción fue una espontánea concentración popular en que se vitoreó a Madero y se repudió a Huerta. Pero sólo el antiguo maderista Genaro M. Velázquez intento organizar —sin conseguirlo— un movimiento de resistencia en contra del gobierno espurio.

 

Felipe Riveros (gobernador del estado de Sinaloa) aceptó al nuevo gobierno surgido del cuartelazo y así lo comunicó a Huerta el día 27 de febrero; sin embargo, éste lo hizo aprehender y sustituir en la gobernatura por el general José L. Legorreta. Riveros fue enviado a la ciudad de México, procesado por sedición y posteriormente liberado; se unió a los rebeldes sinaloenses en abril del mismo ano. Bonilla fue aprehendido y obligado a servir al nuevo régimen como senador por Sinaloa. Y así como estas, muchas otras defecciones sufrió el grupo de maderistas sinaloenses. Sin embargo, entre los meses de marzo y junio de 1913 fueron surgiendo pequeños grupos de insurrectos en diversos puntos del estado, pero sin acción coordinada y sin medios para enfrentar a las considerables fuerzas que el ejército federal había destacado en Sinaloa.

 

El movimiento armado en contra de Victoriano Huerta había surgido simultáneamente en Coahuila, Chihuahua y Sonora; se unificó alrededor de Venustiano Carranza con el Plan de Guadalupe (26 de marzo de 1913) y el Acta de Monclova, del 18 de abril del mismo año. Así se originó el ejército constitucionalista al cual se sumarían los rebeldes sinaloenses una vez organizados.

 

Mientras tanto el general Ramón F. Iturbe se encontraba en Ca-lifornia; en junio de 1913 llegó a Sonora y se presentó ante el jefe constitucionalista Álvaro Obregón, quien lo puso al frente de un cuerpo de 80 hombres con las instrucciones de operar en Sinaloa. Con la presencia de Iturbe empezó a estructurarse el constitucionalismo en el estado, bajo su mando militar y el de Felipe Riveros como cabeza política, quien, a pesar de su defección, fue reconocido como gobernador legítimo de la entidad.

 

Iturbe estableció su centro de operaciones en San Blas, al norte de la entidad, desde donde dirigió algunas exitosas ofensivas contra el ejército federal, como en Topolobampo (28 de agosto 1913), cerro del Sufragio (30 de agosto), Mocorito y Los Mochis (24 de septiembre) y Villa de Sinaloa (4 de octubre). Los más destacados militares fueron el propio Iturbe, el mayor Macario Gaxiola, el teniente coronel Manuel Mezta y el coronel Benjamín Hill; pero con todo y sus triunfos estaban lejos de vencer al ejército federal que operaba en Sinaloa.

 

En septiembre de 1913 Venustiano Carranza pasó por el norte del estado de Sinaloa en su viaje hacia Sonora. El día 12 llegó a Chinobampo procedente de Chihuahua, bajo a EI Fuerte el día 14 y luego a San Blas el día 17, donde abordó el ferrocarril que lo condujo a Hermosillo para tratar con los caudillos sonorenses la consolidación del movimiento.

 

En noviembre de 1913 entró en territorio sinaloense el general Álvaro Obregón al mando del ejército del noroeste, después de su brillante campaña en el estado de Sonora. Los revolucionarios sinaloenses se incorporaron a este cuerpo militar y Ramón F. Iturbe quedó como segundo jefe. Obregón instaló su cuartel general en El Palmito, desde donde dirigió las operaciones sobre Culiacán entre el 9 y el 14 de noviembre. La plaza era defendida por el coronel federal Miguel Rodríguez con 2 000 soldados y artillería, pero abandonó sus posiciones el día 14 ante la imposibilidad de continuar resistiendo al empuje de los revolucionarios.

 

Desalojados de la capital del estado de Sinaloa, los soldados federales se concentraron en Mazatlán, única plaza que ocupaban en Sinaloa. Obregón dispuso el sitio del puerto de Mazatlán y prosiguió su marcha hacia la ciudad de México. Al año siguiente triunfó el movimiento constitucionalista y Victoriano Huerta huyó del país (14 de julio de 1914). Las fuerzas federales que ocupaban Mazatlán resistieron hasta el 9 de agosto en que por mar evacuaron la plaza. Este mismo día el coronel Ángel Flores ocupó el puerto y el estado de Sinaloa quedó bajo el completo control de los constitucionalistas.

 

Seis días después de la ocupación de Mazatlán entró en la ciudad de México el ejército constitucionalista, en cuyo cuerpo del noroeste militaban destacados sinaloenses como Juan M. Banderas, Rafael Buelna, Salvador Alvarado y muchos soldados reclutados de entre los campesinos y obreros de Sinaloa.

 

 

Tomado del libro; SINALOA textos de su historia, Ortega, Sergio; López Mañón, Edgardo (compiladores), Gobierno del Estado de Sinaloa, Instituto de Investigaciones Dr. José María Luis Mora, México, D.F., 1987.

 

 

Constitucionalismo en Sinaloa, México

Venustiano Carranza, jefe constitucionalista

Summary
Article Name
El constitucionalismo en Sinaloa
Author
Description
La etapa denominada también como carrancismo y las acciones que se derivaron en el estado de este movimiento como parte de la Revolución Mexicana

Share and Enjoy

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*