Conquistadores en Sinaloa, México

 

EL FUNDADOR DON NUÑO BELTRÁN DE GUZMÁN

 

Por: Héctor R. Olea

Nuño Beltrán de Guzmán, noble y antiguo guardia real, estuvo avecinado en la Isla Española hasta que fue nombrado Gobernador de Pánuco, en Nueva España, a donde llegó el 20 de mayo de 1528.

El cronista Fr. Antonio Tello lo retrata así:

” era natural de Guadalajara en el Reino de Toledo (en Castilla), hijo de gente noble (su padre don Hernán Beltrán de Guzmán y la madre doña Magdalena del mismo apellido Guzmán), de proporcionada estatura, diestro y bien hablado, docto en la facultad de leyes, de grande ánimo e inclinado a grandes proezas, resuelto en las causas arduas que se le ofrecían, sufrido en los trabajos y más inclinado a su parecer que al consejo de otros; si bien de natural altivo, soberbio, hinchado y de ánimo cruel, por lo que parece por lo discurrido en esta historia”.

Nuño Beltrán de Guzmán fue designado Presidente de la primera Audiencia y, desde luego, comenzó a gobernar el 6 de diciembre de 1528.

Emprendió la conquista de los Teules Chichimecas, en las que creó el Reino de Nueva Galicia en 1529-31. Salió a la conquista, tres días antes de Navidad del año de 1529, como Capitán General del Ejército compuesto por la Plana Mayor siguiente:

Lugarteniente del Capitán General, el Veedor Pedro Alméndez Chirinos; Mestre de Campo, Antonio Villaroel; Capitán de Artillería, Joan Fernández; Capitán de la guardia principal de Nuño, Joan de Villalba; Capitanes de Jinetes: Comendador Cristóbal de Barrios, Cristóbal de Oñate y Francisco Verdugo; Capitanes de peones: Diego de Proaño, Diego Vázquez o de Buendía; Médico y Cirujano del Ejército, Lic. Diego Núñez; Porta estandarte Real y guión de Nuño, Joan de Oñate; y Alguacil Mayor, Joan de Burgos. Además, secretarios, “lenguas” o interpretes, mayordomos, camareros y capellanes del Ejército: Padre Bartolomé de Estrada, Padre Alfonso Gutiérrez y, después, se agregaron a la lista oficial los franciscanos: Fray Juan de Padilla y Fray Juan de Badía o Badillo.

Nuño Beltrán de Guzmán durante los seis años de estancia en las tierras conquistadas estableció la Gobernación de Sinaloa de carácter militar, envió expediciones a diversos rumbos, repartió encomiendas y formó su gobierno con las cuatro primeras provincias: Chiametla, Cosalá, Culiacán y Petatlán, esta última llamada posteriormente de Sinaloa.

El conquistador tuvo una junta en Compostela con sus capitanes y aceptó salir a sincerarse de los ataques que le hacían sus enemigos políticos ante el Rey de España y dejó como teniente gobernador a Cristóbal de Oñate, pero en la ciudad de México ante la presencia del virrey don Antonio de Mendoza, procedió el Lic. don Diego Pérez de la Torre, juez especial, a la aprehensión de Nuño de Guzmán, obedeciendo a una disposición del Rey fecha 27 de mayo de 1536. Don Nuño Beltrán de Guzmán se quejó amargamente de su prisión, por ser tratado con tanto rigor, ante el Consejo de Indias, en carta del 13 de febrero de 1537.

El denunciante Fr. Juan de Zumárraga, Juez Eclesiástico y antiguo Inquisidor de Vizcaya, que castigó con bastante crueldad a los indios delatados como brujos, antiguo guardián del Convento de Ávila, protegido por el Emperador Carlos V se le consagró como primer obispo de Nueva España y tomó posesión como apoderado uno de sus cortesanos el 28 de diciembre de 1533. Al volver de España fue el creador del mito guadalupano, según el historiador García Icazbalceta, destructor de ídolos y templos indígenas y rencoroso enemigo de don Nuño Beltrán de Guzmán desde 1528.

El otro acusador, Hernán Cortés, ordenó la cruel matanza de Cholula y su capitán Alvarado ejecutó la del Templo Mayor, incendió Cortés la Gran Tenoxtitlán, dio suplicio y ahorcó a Cuauhtémoc y fue esclavista en Antequera, éste se quejó de que don Nuño en Tzintzuntzan dio tormento al Calzoncin rey de los tarascos y que mis capitanes Gonzalo López y Diego de Proaño esclavizaban y herraban indios. Entre las pruebas presentadas figuró “El Lienzo de Tlaxcala”, manuscrito pictórico hecho por los indios tlascaltecas que formaron parte del ejército de Nuño Beltrán de Guzmán, en donde es representado como “el Serpiente que cae del cielo y devora a los hombres”.

Por Real Cédula logró Nuño Beltrán de Guzmán salir de la prisión hacia España el 30 de junio de 1538 y sus enemigos le endilgan que se le confinó al pueblo Torrejón de Velasco, lugar donde murió de miseria, aseveraciones falsas porque Bernal Díaz del Castillo lo vio en Madrid disfrutando de su encomienda en Jalisco y “entre los indianos peruleros enlutados” por la muerte de la reina en 1539. No se ha llegado a precisar la fecha en que murió pero sucedió, según referencias, por los años de 1549 a 1550.

La figura de don Nuño espera todavía a su biógrafo que rescate, para rehabilitar o condenar en definitiva, la correspondencia “secreta” de la Corte que existe en los archivos españoles, única fuente que puede dar luz sobre las sombras del primer conquistador de Sinaloa.

 

Tomado del libro: Pinceladas del viejo Culiacán, Olea, Héctor R., Ediciones del Ayuntamiento de Culiacán, 1985.

 

El fundador don Nuño Beltrán de Guzmán

El fundador-conquistador Don Nuño Beltrán de Guzmán

 

Summary
Name
Nuño Beltrán de Guzmán
Job Title
Conquistador, gobernador, militar español
Company
Audencia de Nueva España, Real Audiencia de México
Address
Guadalajara, Reino de Toledo (en Castilla),España

Share and Enjoy

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*