Historia de los pueblos y ciudades del Estado de Sinaloa México

 

COPALA

 

Por: Herberto Sinagawa Montoya

Cabecera de sindicatura del municipio de Concordia. Copala viene del náhuatl copalli, copal, de la planta de copaltcuahuitl, o sea árbol del Incienso, cuya goma tenía un uso sagrado, y la a de atl, agua; su toponimia significa, por tanto: en la laguna de los copales.

Martín de Gamón, capitán y aventurero, convenció a Francisco de Ibarra de ir a la Jornada de la gran Copala y su laguna, con apoyo financiero y moral del virrey Luis de Velasco y el rico minero descubridor de Zacatecas, don Diego de Ibarra. Francisco de Ibarra —llamado el fénix de los conquistadores, justo y generoso— oyó el consejo del aventurero y conoció Copala, Piaxtla y Pánuco, en 1565. El virrey lo nombró gobernador de la gran Laguna de Copala, pero después de siete años de perseguir una quimera, Ibarra se dio cuenta de la gran mentira de Gamón no habiendo tal Copala ni laguna, haciéndole dar de garrotes en el valle de San Juan en pago a sus dares y tomares y por sus fechorías presentes y pasadas.

Fue un engaño tan ingenuo como el de Cibola y Quivira, de Alvar Núñez Cabeza de Vaca y Marco de Niza, al usar un espejismo para aplacar el apetito de oro y plata que parecía no tener limite en el conquistador. En 1748, José Antonio Villaseñor y Sánchez en su Theatro americano hizo una detallada descripción de la provincia de Copala, señalando que su vecindario está integrado de españoles, mestizos, mulatos e in-dios, que viven rodeados de la riqueza de sus minas de plata.

Lope de Vega, clásico de la literatura española, dijo en “El peregrino en su patria”: En donde pescan coral/ que lo verde en rojo muda/o la perla alba oriental/ o donde hay árbol que suda/ bálsamo anime y copal.

Juan Lorenzo Salgado nació en Copala en 1710, ingresó a la Compañía de Jesús en Tepotzotlán, en 1730; fue misionero de la tribu yaqui en San José de Guaymas de 1750 a 1759; murió, desterrado y en prisión, en el convento de franciscanos de Tabladillo, provincia de Cáceres, Extremadura, España, el 14 de enero de 1781. Ahora, envuelto en la ceniza de su antiguo esplendor, Copala es pueblo de fantasmas donde subsisten 1,309 habitantes desparramados en sus 28 caseríos, y la minería —virus difícil de atajar— todavía en-vuelve en ilusiones a muchos de esos fantasmas, ahora de carne y hueso.

 

 

Tomado de: Sinagawa Montoya, Herberto, Sinaloa Historia y Destino, Editorial Cahita, Culiacán, 1986.

 

 

Copala, Concordia, Sinaloa, México

Copala, Concordia; historia de los pueblos de Sinaloa, México

 

Share and Enjoy

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*