Personajes de Sinaloa

 

Ángel Flores

 

 

Por Alejandro Hernández Tyler

 

Ángel Flores, héroe de Navojoa y benemérito de Sinaloa, fue actor de primera fila en la tragedia de la Revolución Mexicana.

En el Noroeste de México es de los primeros en rebelarse contra las injusticias de su época. Se enlistó en el maderismo en las postrimerías de 1910 a las órdenes del guerrillero Pompo Acosta, de Siqueros: Con Juan Carrasco, después.

Ángel Flores nació el día 2 de octubre de 1883, en el pueblo de Lo de Sauceda, del municipio de Culiacán.

Desde su juventud, sin bienes de fortuna, él mismo va levantando el andamiaje de su propio destino. Grumete en el vapor “Altata”, capitaneado por don Joaquín Arano, ensaya las primeras rutas en el Océano Pacifico. Más tarde, romero de los caminos del mar, se enrola como marinero en vapores de matrícula extranjera. Su blusa azul flota en los mares remotos. Sus zapatos claveteados rayan los muelles distantes. Europa, Asia y América del Sur.

Después de navegar largo tiempo, se radica en San Francisco de California. Regresa a Mazatlán. Vida proletaria que se desborda de cargador de los muelles hasta capataz de cuadrilla.

Habiéndose lanzado la candidatura de don Diego Redo para Gobernador de Sinaloa —ha muerto el general Francisco Cañedo, a la sombra del porfirismo— Ángel Flores se afilia al Partido Independiente, que lucha popularmente por el licenciado José Ferrel.

Y, al iniciarse el movimiento revolucionario de 1910, Ángel Flores es uno de los primeros en pasar lista de presente. Moja la tierra sinaloense con su sangre generosa. Lucha hasta el triunfo de Madero. No lo ciega la llamada victoria. Abandona la carabina revolucionaria y vuelve nuevamente a las rudas faenas de los muelles mazatlecos.

Después de la Decena Trágica en 1913, surge otra vez en el solar sinaloense, con vigorosos perfiles, la figura de Ángel Flores. Disputa palmo a palmo, en lucha desigual con los soldados federales, el campo que pertenece a los constitucionalistas. Es valiente. Sus soldados lo respetan. Sus enemigos le temen. El romance popular recoge su nombre.

Es ascendido a general brigadier al marchar al norte de Sinaloa, para prepararse en una nueva lucha, incubada por la rebeldía de Francisco Villa. El jefe de la División del Norte marcha a traves del Canon del Púlpito, rumbo a Sonora.

Vuelve a vencer en su campaña contra el Centauro del Norte. Pasea triunfalmente el pabellón constitucionalista por el Noroeste de México. Su heroica defensa de Navojoa es la página más gloriosa de la Columna Expedicionaria de Sinaloa.

Se restituyen los poderes de la Unión. Don Venustiano Carranza, el caudillo de la barba norteña, asume la Primera Magistratura de la Nación. Ángel Flores sirve con lealtad a la Revolución hecha gobierno constituido.

La lucha electoral en Sinaloa -el general Ramón F. Iturbe, es declarado gobernador constitucional— la hace dejar el mando y retirarse nuevamente a la vida privada, radicándose en Navojoa, pobre y entristecido, pero con el alma engrandecida por la esperanza, para volver a surgir más fuerte y más poderoso, al lado del movimiento de Agua Prieta. En ese movimiento el general Flores es la figura central en el noroeste del país. Las marchas de su Cuerpo de Ejército, desde Navojoa, son admiradas por su vigor, su precisión, su don de mando. Estratega de la Revolución.

Al asumir la Presidencia de la República el general Álvaro Obregón, el general Flores es designado Jefe de la Primera División del Noroeste, que comprende Baja California, Sonora, Sinaloa y Nayarit. Se entrega de lleno a la reconstrucción de su vasta zona. En Sinaloa abre el canal de irrigación “Antonio Rosales” en el valle de Culiacán, que abrió la puerta grande de la agricultura sinaloense.

Después, en 1920, se presenta como candidato al Gobierno de Sinaloa, saliendo triunfante por una mayoría abrumadora de votos. Inicia los cuatro años de su mandato, que dejan una estela de honradez y dinamismo. Pone la primera piedra de las administraciones constructivas de la Revolución.

Hace un largo viaje al extranjero, en el desempeño de una comisión del Gobierno Federal, visitando las principales capitales de Inglaterra, España, Francia y Egipto.

Aún no termina su periodo como gobernador de Sinaloa, cuando le es ofrecida su candidatura a la Presidencia de la República, la que acepta, sostenido por el Sindicato Nacional de Agricultores, enfrentándose al general Plutarco Elías Calles, después de la intentona revolucionaria de don Adolfo de la Huerta.

No es para el general Flores un secreto que en esa campaña electoral se juega la vida. La candidatura del divisionario sinaloense es recibida por el pueblo de la República con entusiasmo, pero la maquinaria oficial está al servicio del callismo.

Después de una campana intensa, en la que recorrió más de dieciséis Estados de la República, en gira política, se retira, pobre y decepcionado, a la vida privada en 1925.

Falleció un año después, en la ciudad de Culiacán, el 31 de marzo. Se habla de asesinato político. Los miembros del Sindicato Nacional de Agricultores, que habían sostenido su candidatura presidencial, exigen la autopsia del cadáver. Los laboratorios hablan: arsénico.

Las vísceras afectadas por el tóxico y el mismo aparato digestivo son enviados a la capital de la República, para un nuevo análisis químico y patológico. Las vísceras llegan al puerto de Manzanillo con los sellos violados, pero ya en Culiacán se había llevado a cabo, en los laboratorios del Colegio Civil Rosales, un análisis legal.

El Sindicato Nacional de Agricultores toma por su cuenta el asesinato político del general Flores y se dirige al C. Procurador General de Justicia de Sinaloa, telegráficamente:

“México, D.F., abril 8 de 1926, Al C. Procurador General de Justicia de Sinaloa. Culiacán, Sin. Envenenamiento patriota general Ángel Flores muévenos a suplicar a usted se sirva proceder enérgicamente esclarecimiento hechos. Respetuosamente. Lie. Luis Ludert, Juan Pablo Alcocer. Lie. Ramón Sánchez Alcocer”.

La secuela del juicio seguido por la Procuraduría General de Justicia de Sinaloa, no prospera. Hay lenidad de parte de las autoridades sinaloenses, primeramente. Obediencia ciega a órdenes superiores después.

El expediente es archivado definitivamente, más tarde, dejándose en el misterio la muerte del general Ángel Flores. Asesinato político que conmueve hondamente al Noroeste de la República.

La XXXI Legislatura de Sinaloa declara día de luto en el Estado el aniversario de la muerte del general Ángel Flores, a través de su decreto numero 193, firmado por su presidente Enrique Riveros, el 24 de abril de 1926, que dice:

“Articulo 1°.- Se declara día de luto en el Estado el 31 de marzo, aniversario de la muerte del señor general de división don Ángel Flores.

“Articulo 2°.- Como consecuencia del artículo anterior, el mencionado día se izara en todos los edificios públicos, a media asta, el pabellón nacional.

 

Los personajes de Sinaloa que escribieron la historia de su estado

Angel Flores

General Angel Flores, Benemérito del Estado de Sinaloa

 

Summary
Name
Ángel Flores
Nickname
(Benemérito de Sinaloa)
Job Title
Revolucionario mexicano sinaloense, Gobernador del Estado de Sinaloa, Candidato a la presidencia de México
Company
Partido Independiente, Ejército Constitucionalista de México, Columna Expedicionaria de Sinaloa, Cuerpo de Ejército del Noroeste, Gobierno del Estado de Sinaloa
Address
Lo de Sauceda, Navolato,Sinaloa, México

Share and Enjoy

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*