Historia de los pueblos y ciudades del Estado de Sinaloa México

 

AGUA CALIENTE DE GARATE

 

Por: Issaías Ojeda Rochín

 

Fundada — o más bien, refundada— por el vinatero catalán Juan José Gárate, Agua Caliente de Gárate es, junto con Pánuco y Copala, una de las más pintorescas y afamadas poblaciones del municipio de Concordia; su renombre lo debe a la extraordinaria calidad y sabor de sus ciruelas y al hecho de haber sido cuna de Rodolfo Valdez Valdez alias “El Gitano”, temible pistolero al que se atribuyo el asesinato del gobernador sinaloense Rodolfo T. Loaiza, aunque existen indicios para suponer que el verdadero homicida fue otro gatillero de nombre Manuel Echegaray.

Localizada a orillas de la carretera México-Nogales, a poco más de 30 kilómetros al sur de Mazatlán, Agua Caliente de Garate es una población tranquila y hospitalaria que aún guarda mucho del señorío que alcanzó hace más de un siglo. Su iglesia centenaria y las enormes fincas que dieron abrigo a los hacendados v sus familias, resultan de gran atractivo e interés para los visitantes.

A la fecha, estas casas de enormes portales construidas con adobe quemado y techadas con la llamada teja española, innovación introducida por don Juan José Garate, están en uso y perfecto estado.

Apoyados en el relato de don Luis Ortega, quien a sus casi 79 años de vida sigue desempeñando con gran entusiasmo y vitalidad su espontáneo papel de cronista del lugar, pudimos saber que Agua Caliente fue fundada originalmente por los indígenas y reconocida como comunidad en 1776, pero se hallaba en una zona aledaña que hoy se conoce como Los Ranchitos.

Fue el Catalán Juan José Gárate quien decidió asentar el poblado en su actual ubicación y construir la iglesia sobre lo que había sido el panteón. Antes de que sus habitantes acordaran adosarle el apellido del fundador al nombre de la población, ésta se conocía como Agua Caliente de Pardo.

Durante la Intervención Francesa, el famoso poblado fue cuartel y hospital de sangre de las fuerzas del general Ramón Corona. En la casa de la familia Mata también funcionó la presidencia municipal de Concordia, en esa época aciaga.

Esta circunstancia provocó el enojo de las tropas invasoras y a punto estuvieron de prenderle fuego al caserío, al igual que lo hicieron en Concordia, pero la férrea oposición del párroco José Kiles y del sacristán Cesáreo Pardo, los hizo desistir.

Sobre la construcción del templo —concluido el 30 de enero de 1855 y bendecido por el obispo Pedro Loza y Pardavé, existe esta historia:

El hacendado y vinatero Gárate tenía a su servicio a un indígena sureño, ya anciano, que le ofreció revelarle la ubicación de “entierros” hechos por los laureanos, a cambio de que construyera una iglesia que se consagrara a la Virgen de la Candelaria.

Según parece, don Juan José, quien era profundo devoto de la Divina Providencia y de la Virgen de la Consolación, aceptó la propuesta. Ficción o realidad lo del tesoro, lo cierto es que el templo fue construido.

La imagen que ocuparía el altar mayor fue encargada a España, coincidiendo con otro pedido similar hecho por los habitantes del mineral de Pánuco, lo cual dio margen a una grave confusión: la virgen destinada a Pánuco fue remitida a Agua Caliente de Gárate y viceversa.

Aclarado el error, ambas comunidades acordaron el cambio de imágenes, pero se cuenta que la virgen de Pánuco no pudo ser removida y tuvieron que dejar las cosas como estaban.

Juan José Gárate contrajo nupcias con Benigna González; procrearon una hija a quien pusieron por nombre María, misma que al paso de los anos casó con un joven de apellido Valdez, del que posteriormente se desprendería la familia Tellería.

El hacendado y su esposa murieron en Agua Caliente; sus restos descansan en la iglesia del lugar.

La industria vinícola iniciada por Gárate tuvo un gran desarrollo, pues llegó el tiempo en que Agua Caliente de Gárate contaba con una fábrica de vino de exportación, a la que se sumaron siete más. Como principal empresario del ramo se recuerda a don Alejandro Loubett.

Con relación a las primeras familias que habitaron el poblado y que contribuyeron a su desa¬rrollo, nuestro informante cita a los Lizárraga, Barrón, Gómez, Valdez, Rojas, Barajas, Rentería, Tarín, Garzón y Zonalza.

Hoy, a Agua Caliente de Gárate sólo le quedan su señorío y el recuerdo de la grandeza que vivió.

 

 

Tomado de: Presagio, Revista de Sinaloa; número 79, páginas 42-43.

 

 

Agua Caliente de Gárate, Concordia

Agua Caliente de Gárate, Concordia, Sinaloa, México

 

Summary
Article Name
Agua Caliente de Garate
Author
Description
La historia del antiguo poblado del municipio de Concordia

Share and Enjoy

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*